Felipe Passolas

Ucrania no volverá a ser el país que era

Estoy convencido que Ucrania no volverá a ser el país que era, ni en el mejor de los escenarios. El este del país tiende a ser una zona inestable con muchas dificultades para que sus ciudadanos se reconcilien.

Opinión

Ucrania no volverá a ser el país que era
Felipe Passolas

Felipe Passolas

He dedicado mi vida a mis grandes pasiones, viajar, explorar territorios, culturas y pueblos. La belleza y el misterio de cómo el hombre se encuentra con lo salvaje me llevo a la fotografía.

Estoy convencido que Ucrania no volverá a ser el país que era, ni en el mejor de los escenarios. El este del país tiende a ser una zona inestable con muchas dificultades para que sus ciudadanos se reconcilien.

La comunidad internacional y la OTAN ha expresado su malestar por el papel de Rusia en el conflicto ucraniano. La prudencia burocrática es un buen argumento a la hora de justificar la falta de ayuda militar, pero no es cierto que hacer algo tiene tantas consecuencias como dejar de hacerlo. Europa se queda a medio camino cuando sus sanciones económicas dan resultado pero no tienen un efecto suficientemente importante como se constata en la denuncia de Naciones Unidas sobre la muerte de más de 6.000 personas mientras continúan perdiendo sus hogares más de 1,5 millones de civiles en el este de Ucrania.

La entrada de tropas de la ONU en Ucrania y su labor policial beneficiaría el control del alto el fuego y sería una señal de participación de la comunidad internacional ante un conflicto que ya dura más de un año. A día de hoy ambos bandos utilizan el alto el fuego para fortificar su posición en Mariúpol, enclave estratégico de importancia para los separatistas prorrusos, ciudad portuaria que comunica el mar de Azov y el Mar negro y corredor terrestre hasta Crimea. La presencia de cascos azules serviría para comenzar a diferenciar cual será la futura frontera entre las regiones y controlar la influencia militar rusa en la región.

Estoy convencido que Ucrania no volverá a ser el país que era, ni en el mejor de los escenarios. El este del país tiende a ser una zona inestable con muchas dificultades para que sus ciudadanos se reconcilien. Los acuerdos de Minsk no se han cumplido de una forma muy pulcra, mientras ambos bandos se escudan en mantener una región en conflicto y permanente tensión.

No veo un retorno a la unidad ucraniana ni siquiera si se le diera fin al conflicto de un modo inmediato, tampoco veo a Dombás siendo parte de la Federación Rusa y no dejo de pensar en Osetia del Sur o Transnistria, repúblicas con cierta autonomía e independientes y no reconocidas por nadie pero con estrechos lazos con Rusia.

Más de este autor

Túnez y el terrorismo en el mediterráneo

Aun no he oído ninguna preocupación política sobre el rol de España en la comunidad internacional a la hora de afrontar estos conflictos bélicos. Hay el mismo desequilibrio en la prensa que en la política a la hora de cubrir la realidad de los conflictos armados.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión