Javi Dale

Trabajos de amor perversos

“Todo tiene que ver con una mujer”, dijo el presidente de Chipre Nicos Anastasiades a colación del secuestro del avión de EgyptAir que cubría la ruta entre Alejandría y El Cairo y que se desvió a Larnaca. Una declaración, según se tome, de auténtico ‘crack’. De auténtico ‘crack’ neuronal, quiero decir: sostener, aunque sea con sorna, que una mujer o el amor –cielos, el amor- tienen que ver con el secuestro implica una ceguera importante.

Opinión

Trabajos de amor perversos
Javi Dale

Javi Dale

Periodista sin puerto. Pronórdico. Curioso compulsivo y amante de los saberes inútiles.

“Todo tiene que ver con una mujer”, dijo el presidente de Chipre Nicos Anastasiades a colación del secuestro del avión de EgyptAir que cubría la ruta entre Alejandría y El Cairo y que se desvió a Larnaca. Una declaración, según se tome, de auténtico ‘crack’. De auténtico ‘crack’ neuronal, quiero decir: sostener, aunque sea con sorna, que una mujer o el amor –cielos, el amor- tienen que ver con el secuestro implica una ceguera importante.

La visión del amor romántico tiene un punto perverso del que no estamos a salvo. Imagino que en algún punto de nuestra vida todos hemos estado tentados de llevar a cabo uno de esos actos de amor supremos, tan peliculeros que sólo deberían tener cabida en las películas. Algunas de ellas de terror. Los gestos románticos, de ese romanticismo de celuloide, albergan una dosis importante de chantaje emocional. Cómo decir que no a alguien capaz de hacer un gesto tan supremo, tan desproporcionado, tan espectacular. Tan abrumador. Tanto que abruma. Y abrumar, nos lo dice la RAE, es asombrar, pero también –o sobre todo- “agobiar con un peso grave”.

En la realidad debería  ser todo más sencillo. Debería bastar con tomar decisiones teniendo en cuenta a tu pareja y respetar sus límites. Que ya es mucho. Porque eso es lo que tiene auténtico valor. Aunque no se pueda medir en kilates. Ni en kilómetros.

Sobre todo, porque si calificamos este secuestro como la consecuencia de una historia de amor, como se ha hecho desde muchos medios, ofrecemos, quizá tenemos, una visión muy distorsionada del amor. Porque si este sujeto ha sido capaz de secuestrar un avión por ese ‘amor’, y  justificamos en ese ‘amor’ la razón de sus actos, imagínense que otras barbaridades con violencia de por medio podría haber cometido ‘por amor’.

Porque en esa concepción perversa del amor germinan muchas cosas. Entre ellas, el maltrato.

Contexto

    Más de este autor

    Barbarie y sinrazón

    Sí, barbarie y sinrazón. Y también demencial y trágico. El diccionario está lleno de palabras desgastadas de sentido y que aplicamos como un mantra –también podríamos usar horror- cada vez que, como hoy en Bruselas, el terrorismo de raíz fundamentalista golpea una parte del mundo. Y particularmente si es Europa, claro. El manual del calificativo, supongo, nos consuela de algún modo: es ira, pero es controlada. Es condena –enérgica, claro, que no está de más subrayar lo evidente-, pero es a su vez calma. Son palabras, en suma, cada vez más vacuas. Infoxicadas. También como estas que leen.

    Opinión

    Historia de 60.000 refugiados

    Después de penurias, internamientos y pobreza, quedaban 50.000. Unos 50.000: diez mil de ellos –la cifra es estimada- se habían dejado la vida en cinco años de guerra, hambre y miseria. Los que habían logrado cruzar las fronteras se habían encontrado con la solidaridad de los europeos que les acogían. Si a eso se le puede llamar solidaridad: internamientos en campos, derechos minimizados, trabajos de gran dureza a cambio de un salario de miseria. Eran refugiados: iban a aceptar cualquier cosa que se les diera. Esa era la mentalidad de quien les recibía.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    José María Marco

    COVID-19. La tempestad

    Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

    Zibaldone

    Pablo de Lora

    All facts matter?

    «Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

    Opinión