Eugenio Fouz

Ser o no ser irlandés

He ahí la cuestión. “Ser o no ser” que decía Hamlet. Uno no elige ser irlandés, español o portugués. Se nace o no se nace en un determinado lugar por esos azares del destino que nos rigen a los humanos.

Opinión

Ser o no ser irlandés
Eugenio Fouz

Eugenio Fouz

Netizen poet & blogger; profesor de Inglés. Soy twitter-adicto.

He ahí la cuestión. “Ser o no ser” que decía Hamlet. Uno no elige ser irlandés, español o portugués. Se nace o no se nace en un determinado lugar por esos azares del destino que nos rigen a los humanos.

He ahí la cuestión: “ser o no ser” que decía Hamlet. Uno no elige ser irlandés, español o portugués. Se nace en un determinado lugar por esos azares del destino que rigen a los humanos. Quién sabe si ser español o ser portugués te deja marca. A lo mejor a usted le parece absurdo creer en la idiosincrasia de un país, pero a mí no me lo parece porque nada sale de la nada. Debe de ser la bruma imaginaria de la antigua Irlanda o el encapotado cielo de la tarde gris de hoy lo que me hace pensar en la existencia de una tierra mágica y maternal que se pega a los cuerpos que engendra acompañándolos siempre para lo bueno y para lo malo como si fuese su Ángel de la Guarda. 

Lejos en el Éxodo un hombre que habla la lengua de Joyce oye la voz de un hermano que le llama de vuelta a casa para probar que son familia, que pertenecen al mismo viejo pueblo druídico de poetas y sabios irlandeses. La patria de Oscar Wilde, la isla más católica de todas las islas, reúne un día a sus hijos frente a las urnas para hacer justicia y acoger en su seno – si así lo acuerdan- a los matrimonios homosexuales. Tuvo que escribir Wilde su alegato de “amor diferente”- “De profundis”- para hacernos pensar que uno no puede luchar contra lo que ama ¿Y si la ley prohibiera querer a una mujer? ¿Dejaría uno de amarla?

Los que se parten la cara con quien sea en una pelea, los defensores de las causas perdidas y no tan perdidas acuden a la cita de familia y votan a favor de la convivencia en un gesto de lealtad admirable, ciega e incorruptible. 

Más de este autor

Dejen salir antes de entrar

Los últimos días de clase, justo antes de empezar las vacaciones de verano, lo normal era volver a casa soñando despierto. Uno escribía sus planes sin necesidad de bolígrafo sobre las páginas en blanco de los meses de julio y agosto. Estos dos meses eran los meses más largos del año. La mayoría de los chavales de mi edad sabía que vería a Tarzán en la pantalla, pasaría una temporada en la playa, se aburriría a ratos, jugaría a la Oca y al Parchís y lograría ser más o menos feliz.

Opinión

Letra cursiva

“Puedo escribir los versos más tristes esta noche”. Puedo escribir como si fuera el poeta chileno y dejar caer una estrella fugaz a su lado. Puedo afirmar que sé lo que significa estar enamorado porque, por extraño que parezca, Neruda en este poema habla de amor y desamor (que en el fondo son una misma cosa). Podría, en fin, reproducir líneas enteras de firmas ajenas y hacer creer al lector no cultivado que la disposición maestra de las palabras era mía. Mi memoria me mima.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión