Matias Costa

Santa María

La Santa María es una variedad de marihuana que los chamanes amazónicos de Brasil usan para sus rituales de introspección, lo opuesto a nuestros rituales consumistas en los que convertimos el oro en plomo y nos alejamos de nosotros mismos.

Opinión

Santa María

La Santa María es una variedad de marihuana que los chamanes amazónicos de Brasil usan para sus rituales de introspección, lo opuesto a nuestros rituales consumistas en los que convertimos el oro en plomo y nos alejamos de nosotros mismos.

“Nada es veneno, todo es veneno: la diferencia está en la dosis”. El médico, alquimista y astrólogo Paracelso lo tuvo bien claro ya en el siglo XVI, cuando se enfrentaba continuamente a la tradición y los remedios heredados, buscando siempre nuevos métodos, adelantado a sus contemporáneos. También aconsejaba a sus pacientes que no dependieran de otros si podían ser dueños de sí mismos mediante el conocimiento. Me pregunto si la leyenda que asegura que fue capaz de conseguir la transmutación del plomo en oro no funciona mejor como metáfora: la conversión de lo letal en fuente de bienestar.

El uso de la marihuana como germen de sabiduría y espiritualidad se remonta a 3.000 años antes de Cristo, según restos encontrados en China y Turquestán, se cree incluso que puede haber sido una de las primeras plantas cultivadas por el hombre. En todas las culturas donde se usa esta planta con fines terapéuticos o místicos lo que persiguen es agilizar la mente, agudizar la percepción de los sentidos, inducir los sueños y liberar verdades escondidas en la mente por medio de la contemplación. Todos estos usos extrapolados a la sociedad de consumo occidental pierden su sentido, convirtiendo a la marihuana en una droga más, con todas las consecuencias nocivas que conlleva el abuso de cualquier sustancia que altera el sistema nervioso central.

Algunos de los grandes profetas en cuyo nombre se fundaron las actuales religiones tuvieron reveladoras experiencias místicas con esta planta. En el Éxodo por ejemplo se cuenta como se untaba a las personas con un aceite especial a base de cáñamo para que entraran en contacto con los dioses. La Santa María es una variedad de marihuana que los chamanes amazónicos de Brasil usan para sus rituales de introspección, lo opuesto a nuestros rituales consumistas en los que convertimos el oro en plomo y nos alejamos de nosotros mismos.

Más de este autor

La novia fiel

Puede que no sea lo más acertado que una aerolínea a la que recientemente se le han estrellado dos aviones plantee la cuestión, pero a mi me parece una pregunta pertinente. ¿Qué quiero hacer yo antes de morir? No olvidarme de vivir.

Opinión

Atrezzo

En realidad la vida ocurre en un mismo lugar, lo que cambia es el atrezzo. Digamos que el decorado en el que se lleva a escena nuestra existencia no cambia mucho, incluso si no dejamos de viajar, el plató es una proyección mental, una extensión de uno mismo y sus circunstancias.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión