Iker Izquierdo

Salvajismo, barbarie, civilización

El simple hecho de que en la actualidad aún asistamos a situaciones y sociedades humanas como las que permiten la violación en grupo y el sometimiento de la mujer a ridículos “rituales de purificación” habla bien a las claras de que el salvajismo y la barbarie persisten

Opinión

Salvajismo, barbarie, civilización
Iker Izquierdo

Iker Izquierdo

Touch darkness, and darkness touches you back. Locutor, traductor y lo que se tercie.

El simple hecho de que en la actualidad aún asistamos a situaciones y sociedades humanas como las que permiten la violación en grupo y el sometimiento de la mujer a ridículos “rituales de purificación” habla bien a las claras de que el salvajismo y la barbarie persisten

En 1877, Lewis Henry Morgan publicaba su clásico de la antropología, “La sociedad primitiva”, en el que postulaba una suerte de evolucionismo de las sociedades humanas que se desplegaba en tres fases principales: salvajismo, barbarie y civilización. Esta teoría morganiana estaba claramente influida por Darwin y Spencer, y de alguna manera, el propio discurrir del tiempo histórico la ha puesto en entredicho, sin necesidad de acudir a sus numerosos críticos posteriores. 

El simple hecho de que en la actualidad aún asistamos a situaciones y sociedades humanas como las que permiten la violación en grupo y el sometimiento de la mujer a ridículos “rituales de purificación” habla bien a las claras de que el salvajismo y la barbarie persisten, y que no evolucionan por su propia naturaleza ni siquiera por la ejemplaridad frente a formas superiores de convivencia.
 
En la América Hispana, la superior civilización española acabó con el canibalismo ritualizado, y la Inquisición se aseguró de reprimir todo tipo de prácticas mágicas y horrendas que pudieran surgir en el seno de la sociedad hispano-católica. Tras 200 años de independencia e influencia anglosajona, conocemos bandas juveniles y narcotraficantes que se dedican al asesinato ritual e incluso al canibalismo. De nada sirven las infantiles llamadas a la “humanidad” y la “educación” si éstas no van seguidas del palo.
 
¿Acaso creen que acabarán con esas bárbaras costumbres de la India (paraíso espiritual para algunos, ojo) manifestándose, llamando a la razón o saliendo Michelle Obama en un vídeo con un cartelito que ponga: “No violéis a la niña”? Los británicos gobernaron la India y extrajeron sus recursos. Además, en nombre de la tolerancia y el respeto entre culturas, permitieron que los bárbaros hindúes mantuviesen sus costumbres chachipirulis y místicas. Y en esas estamos. Teniendo que aguantarnos las arcadas cada vez que leemos barbaridades en la prensa.
 
Pues yo soy un intolerante, porque esto es intolerable.

 

Más de este autor

Innecesario sentimentalismo

Breivik, el neonazi noruego autor de 77 asesinatos en Oslo y la isla de Utoya, demanda a su país por violación de sus derechos. El gobierno dice que su celda tiene 3 habitaciones, sale a pasear al patio una vez al día y tiene acceso a ordenador, televisión y PlayStation.

Opinión

Atascados en nuestro propio fango

La ONU ha advertido a “Europa” de que la operación que ha acordado con Turquía para la expulsión de inmigrantes ilegales vía Estambul viola la Convención Europea de Derechos Humanos, así que ojito con lo que hacen, etc.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión