Matias Costa

Sabotaje

Me fascinan los personajes a los que se les desborda la incoherencia y la naturaleza inexplicable del alma humana. Digo personajes porque no los puedo juzgar como personas, solo me atrevo a valorarlos por su calidad dramática.

Opinión

Sabotaje

Me fascinan los personajes a los que se les desborda la incoherencia y la naturaleza inexplicable del alma humana. Digo personajes porque no los puedo juzgar como personas, solo me atrevo a valorarlos por su calidad dramática.

No puedo evitarlo, me fascinan los personajes a los que se les desborda la incoherencia y la naturaleza inexplicable del alma humana. Y digo personajes porque no los puedo juzgar como personas, solo me atrevo a valorarlos por su calidad dramática, como intérpretes de esta gran ficción que día a día ponemos en marcha entre todos.

Cuando en mayo de 2011 estalló el escándalo Strauss-Kahn, aquel ex director del FMI acusado de abuso sexual a una camarera de hotel, me llamó la atención la categoría tan sórdida y bajuna del episodio. No dejaba de preguntarme cómo era posible que un hombre con tanto poder, que podía permitirse los vicios más caros que podamos imaginar, se viera envuelto en un enredo tan casposo y poco inteligente. Atropellado, torpe y absurdo, una situación sin sentido tratándose de un político calculador, con dilatada experiencia en satisfacer sus perversiones sin que afectasen a su brillante carrera política.

Entonces apareció en mi cabeza la palabra sabotaje. Strauss-Kahn estaba a punto de aspirar, y con grandes posibilidades de ganar, a la presidencia francesa. Era su gran momento, la culminación de toda su carrera. Evidentemente la política es un terreno minado donde cualquier teoría conspirativa es posible, por mas descabellada que parezca. Pero a mi me interesaba otro tipo de agresión, el acto de sabotaje contra uno mismo, contra el propio poder.

¿Cómo es posible que alguien arriesgue la inversión de toda su vida por unos minutos de apresurado y dudoso placer? El poder cambia a los hombres, revela su peor cara, pero también se puede hacer insoportable, empuja a algunos individuos a la necesidad de un acto de sacrificio cuando su relación con el éxito se hace insostenible. Entonces aparece el sabotaje, que puede darse en un acto o en una sucesión de episodios trágicos que acaban con la carrera o incluso con la propia vida del personaje, como ocurrió con la desaparecida Amy Winehouse.

Cada nueva entrega del escándalo de Rob Ford, el excesivo alcalde de Toronto, me recuerda a esta modalidad de auto sabotaje y me dan ganas de pedir que alguien, urgentemente, le haga un favor a ese hombre y lo aparte de la vida pública, antes de que acabe con su integridad y la de sus conciudadanos.

 

Más de este autor

La novia fiel

Puede que no sea lo más acertado que una aerolínea a la que recientemente se le han estrellado dos aviones plantee la cuestión, pero a mi me parece una pregunta pertinente. ¿Qué quiero hacer yo antes de morir? No olvidarme de vivir.

Opinión

Atrezzo

En realidad la vida ocurre en un mismo lugar, lo que cambia es el atrezzo. Digamos que el decorado en el que se lleva a escena nuestra existencia no cambia mucho, incluso si no dejamos de viajar, el plató es una proyección mental, una extensión de uno mismo y sus circunstancias.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión