Roberto Herrscher

¡Que les gusten las armas desde pequeños!

Según la agencia Reuters, la escuela rusa<span class="apple-converted-space"><span style="letter-spacing: .1pt;"> </span></span><span style="letter-spacing: .1pt;">'General Yermolov' “motiva a sus mejores valores con formación militar y patriotismo” y “</span>permite a los alumnos experimentar cómo es un entrenamiento militar. Realizan ejercicios físicos como los de los militares profesionales, e incluso se les instruye en el manejo de armas”.</span></p>

Opinión

¡Que les gusten las armas desde pequeños!
Roberto Herrscher

Roberto Herrscher

Periodista, licenciado en sociología y profesor universitario. Master en Periodismo por la Universidad de Columbia y posgrado del Instituto para el Desarrollo de Periodismo Internacional de Berlín (IIJB), reside en Barcelona, donde dirige el Master de Periodismo BCNY.

Según la agencia Reuters, la escuela rusa ‘General Yermolov’ “motiva a sus mejores valores con formación militar y patriotismo” y “permite a los alumnos experimentar cómo es un entrenamiento militar. Realizan ejercicios físicos como los de los militares profesionales, e incluso se les instruye en el manejo de armas”.

Son niños. No piensan en matar y morir: la guerra es un juego, y la valentía en combate no es más que ganar el juego, sacudirse el polvo y correr a tomar la merienda. Pero alentar el atractivo de “lo militar” y su relación con el patriotismo desde la infancia es una estrategia del pensamiento autoritario desde siempre.

Esta noticia me recordó una breve escena que sucedió el año pasado en el Salón de la Enseñanza de Barcelona, donde niños y adolescentes se acercan a instituciones formativas que les recomiendan sus planes de estudios.

La alcaldesa de Barcelona Ada Colau se encontró con dos oficiales del Ejército en la puerta del Salón. Los saludó cordialmente, y acto seguido les comentó que ella no estaba de acuerdo con que estuvieran instruyendo a los jóvenes en los beneficios de la carrera militar. La escena apareció en todos los telediarios. El mensaje estaba claro: a la edil, una veterana militante de izquierdas, no le gustaba que los uniformados usaran el gancho del trabajo seguro, la vida de aventura y al aire libre, la excitación del ejercicio físico, para atraer a los bisoños buscadores de futuro a una vida de obediencia ciega y prepararse para matar al prójimo.

¿Debe presentarse en una feria educativa la opción militar junto con los caminos universitarios? Es un debate clásico entre derecha e izquierda en Europa Occidental y las Américas. A los militares, y a gran parte de la prensa conservadora, no les gustó el comentario de la alcaldesa.

Yo estoy de acuerdo con su inconformidad, y me asusta el plan de esta escuela rusa, a tono con el discurso militarista de Vladimir Putin, de “premiar” a los niños con entrenamiento militar. Hay muchas otras formas de estimular las ganas de vivir al aire libre, el compañerismo, la valentía y el legítimo deseo de sacrificarse por el prójimo.

Y ese recuerdo reciente me llevó a otro más remoto. Hace doce años, la gran periodista Anna Politkovskaia, gran crítica del militarismo de Putin y sobre todo de su política de tierra arrasada en Chechenia, dijo en una conferencia en Barcelona que los hombres aman la guerra, entre otras razones, porque desde niños les enseñan a jugar con soldaditos. Hoy sería con videojuegos de guerra. ¿Qué pasaría si todos jugáramos a ser médicos, sastres, cocineros, maestros o arquitectos?  

Miren esta foto. La pregunta es: ¿Cambiará la mirada de este niño del columpio cuando fije su vista en el objetivo y aprenda a disparar al prójimo?

Más de este autor

Roger Moore y los actores de nuestra vida

Uno no elige a su agente 007. Es el que le toca a su generación. La generación de mi padre creció con el James Bond del elegante y desacomplejado Sean Connery. La de mi hijo, con el complejo, traumatizado, posmoderno Daniel Craig.

Opinión

Treinta mil

Te queman la casa. Te tiran el auto al mar. Te roban todo lo que tienes. Esconden los documentos. Te niegan la información del catastro, de tu situación laboral y fiscal. Y te hacen responsable de decir exactamente cuánto valía lo que te robaron, lo que te destruyeron, lo que te escondieron. Y si das un número aproximado, te acusan de no decir con exactitud cuánto fue. “Está diciendo más; es que quiere ganar plata con esto. Calcula en su beneficio”.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión