David Martínez

Premio Nobel de la Farsa

El Nobel de la Paz comienza a ser como el Princesa de Asturias de los Deportes: la categoría que resta lustre al galardón. Si el segundo cae una y otra vez en el chovinismo más vulgar para honrar a figuras mediáticas españolas -Alonso ganó el premio antes que Schumacher, Casillas y Xavi se lo llevaron dos veces entre 2010 y 2012, lo tiene Sito Pons pero no Valentino Rossi-, el primero ha tomado definitivamente la deriva fatua de la corrección política para incurrir en el absurdo de premiar presuntas buenas intenciones, no hechos. Será difícil superar el sinsentido de concedérselo a un Obama recién aterrizado en la Casa Blanca, pero a fe que parecen habérselo propuesto.

Opinión

Premio Nobel de la Farsa
David Martínez

David Martínez

Periodista apasionado de la comunicación política. Sabemos que escribir es la mejor forma de leer la vida. Perspicacia, audacia, perseverancia.

El Nobel de la Paz comienza a ser como el Princesa de Asturias de los Deportes: la categoría que resta lustre al galardón. Si el segundo cae una y otra vez en el chovinismo más vulgar para honrar a figuras mediáticas españolas -Alonso ganó el premio antes que Schumacher, Casillas y Xavi se lo llevaron dos veces entre 2010 y 2012, lo tiene Sito Pons pero no Valentino Rossi-, el primero ha tomado definitivamente la deriva fatua de la corrección política para incurrir en el absurdo de premiar presuntas buenas intenciones, no hechos. Será difícil superar el sinsentido de concedérselo a un Obama recién aterrizado en la Casa Blanca, pero a fe que parecen habérselo propuesto.

Que Juan Manuel Santos sea reconocido como la persona que más ha hecho por la paz mundial en el último año dice muy poco del mundo o de quien realiza tal reconocimiento -por cierto, un comité elegido por el Parlamento de Noruega, la sede junto con Cuba del proceso negociador entre las FARC y el Gobierno colombiano-. Santos presenta el mérito de haber firmado un acuerdo con la guerrilla para que ésta dejara las armas a cambio de una serie de concesiones inaceptables para la mayoría de sus conciudadanos. Ha intentado un alto el fuego definitivo, pero no con más energía que sus antecesores, sino de un modo distinto. Un modo que solo avaló en las urnas el 18’3% de los colombianos llamados a manifestarse.

Occidente está culpabilizando a la masa de la posible frustración del proceso, con una actitud entre arrogante y condescendiente que aplica mal a Ortega -“las masas gozan de los placeres y usan los utensilios inventados por los grupos selectos y que antes sólo éstos usufructuaban”- y en algún caso hasta caen en la intolerable insidia de juzgar que el pueblo ha dicho “no a la paz”. Ni siquiera contemplan que no tengan razón, que si a pesar de la impresionante campaña nacional e internacional a favor del ‘sí’ una mayoría ha dicho ‘no’ al acuerdo que blanqueaba la actividad criminal de los narcoterroristas y los reconocía como sujeto político quizá es porque era un pacto mal armado.

En lugar de reflexionar sobre ello y admitir el fracaso de Santos, que también es el suyo, una cándida élite europea condecora al promotor del por ahora fallido proceso y por poco no lo hace también con el líder de las FARC, que aparecía en la candidatura propuesta por el diputado socialdemócrata Heikki Holmas, a la sazón ganadora. “Las mentiras son necesarias cuando la verdad es muy difícil de creer”, dice el personaje de Pablo Escobar en un capítulo de Narcos. Supongo que también cuando la verdad entra en contradicción con nuestros esquemas mentales.

Más de este autor

Susana Díaz: vivir es decidir

“Se vive durante 20 años; luego, se sobrevive”, escuché defender una vez a Felipe González. Las preocupaciones de la vida adulta, la toma de conciencia sobre los aspectos más dolientes de la existencia -“envejecer, morir es el único argumento de la obra”, enseñó Gil de Biedma- nos estrechan el camino y lo condicionan todo una vez doblada la esquina de la madurez.

Opinión

Trump lo sabe: la prensa se desangra

“Trump está en guerra contra la prensa”, nos cuenta la prensa diariamente. Y cierto es, pero el cuarto poder debería ser consciente de que al poner constantemente el foco en esa circunstancia lo fija también en una de las causas de la misma, quizá la principal: que la prensa ya no es lo que era.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión