Lorena Monton

Por derecho divino

Siempre pasa igual. Famosos, ya sea por su música, por sus películas o por los programas que presentan, acaban llevándose gratis lo que a los demás les cuesta tanto conseguir.

Opinión

Por derecho divino

Siempre pasa igual. Famosos, ya sea por su música, por sus películas o por los programas que presentan, acaban llevándose gratis lo que a los demás les cuesta tanto conseguir.

Preparar una boda lleva su tiempo. Meses decidiendo cada detalle para que el enlace sea perfecto, y de repente… ¡Adiós! Resulta que el presidente de tu país, Obama en este caso, necesita jugar al golf justo en los mismos metros cuadrados donde tú vas a dar el “Sí quiero”. ¿Cómo decirle que no? Evidentemente, la pareja a quien le ocurrió esto dejó la zona libre a su gobernante y se desplazó unos cuántos kilómetros para llevar a cabo la ceremonia. Ahora los recién casados agradecen al presidente que les llamara para disculparse. Y digo yo: eso es lo mínimo, ¿no?

Esto me ha recordado a lo que le sucedió a un conocido cuando fue de viaje con su familia a unas islas paradisíacas. Al llegar al complejo hotelero, le dijeron que no podía hacer uso de la playa privada porque un príncipe (de los de verdad)  también estaba allí. Así que tras mucho discutir, el individuo de quien hablo pudo bañarse en las aguas del lugar habiendo entregado, previamente, su teléfono móvil, cámara fotográfica y aparatos similares que pudiesen captar una instantánea del miembro de la realeza que por allí pululaba.

Siempre pasa igual. Famosos, ya sea por su música, por sus películas o por los programas que presentan, acaban llevándose gratis lo que a los demás les cuesta tanto conseguir. Más de una vez he visto cómo invitaban a comidas, cenas y lo que sea menester a personajes conocidos que, por lo que ganan, podrían asumir perfectamente las facturas de lo que consumen. Sin embargo, regalar un mendrugo de pan al mendigo que pide en la esquina a veces nos cuesta más. Cada uno ofrece lo suyo a quien quiere, evidentemente, pero es triste que el “postureo” del momento se imponga tantas veces a la justicia de la razón.

Contexto

    Más de este autor

    Humanos a la intemperie

    Cuando yo era pequeña, los que malvivían a la intemperie eran por lo que recuerdo personas que habían caído en la droga, en el alcoholismo o algo por el estilo. En aquella época no se dormía en la calle porque el banco te hubiese quitado tu piso

    Opinión

    Cirugía para el corazón

    Ojalá no tarden en inventar un bótox que paralice la envidia, un ácido hialurónico que engrandezca la honestidad y unas técnicas quirúrgicas que extirpen tumores cargados de odio y maldad.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    José María Marco

    COVID-19. La tempestad

    Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

    Zibaldone

    Pablo de Lora

    All facts matter?

    «Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

    Opinión