Manuel Aguilera

Pippi contra Roper

Si esta foto hubiera sido tomada en Cataluña no me quedaría duda de que el autor solo podía pertenecer a la facción más extremista de ERC. Pero la imagen es de Escocia y tampoco me queda duda de que el fotógrafo va a votar “sí” a la independencia.

Opinión

Pippi contra Roper

Si esta foto hubiera sido tomada en Cataluña no me quedaría duda de que el autor solo podía pertenecer a la facción más extremista de ERC. Pero la imagen es de Escocia y tampoco me queda duda de que el fotógrafo va a votar “sí” a la independencia.

Si esta foto hubiera sido tomada en Cataluña no me quedaría duda de que el autor solo podía pertenecer a la facción más extremista de ERC. Pero la imagen es de Escocia y tampoco me queda duda de que el fotógrafo va a votar “sí” a la independencia en el referéndum que se celebrará el próximo 18 de septiembre.

Las últimas encuestas apuntan incertidumbre y un resultado bien apretado. Por lo que este fotógrafo que odia claramente todo lo que tenga que ver con Inglaterra nos la ha jugado con esta imagen tramposa en la que enfrenta con propósito manipulador a dos iconos televisivos de mi infancia y mi generación de cuarentones.

Por un lado, aparece Pippi Calzaslargas crecidita y sonriente, con una camiseta magenta como la del partido de Rosa Díez en la que se puede leer un marchoso “Yes” a la independencia al ritmo de un movimiento juvenil y divertido. En la otra esquina, la señora Roper, avejentada y triste, apena tiene fuerzas para aguantar su pancartilla del “No, thanks”. No sé el porqué de que la “chica del sí” vaya en camiseta desafiante a la tempestad y la “señora del no” con una gabardina de las de aguantar el chaparrón.

Y es que en esto de los independentismos, en el que lo moderno es siempre la ruptura y lo decadente es quedarte como estás, se fabrican estereotipos casi sin quererlo. Sin hacer paralelismos entre los procesos históricos de Cataluña y Escocia, creo en general que no hay que dejar al rival que construya tu imagen y tus razones para defender el “NO” para crear una caricatura y restarte legitimidad.

¡Hay tantas formas de defender una España unida! , por ejemplo. Desde la derecha, la izquierda, la tercera edad o la primera. No permitamos que otros construyan nuestra imagen. Ni en Glasgow, ni en Girona.

Más de este autor

Espejito, espejito

38 años son demasiados para no bajarse del burro de la vida pública sobre todo si en el camino no hay un triste charco que nos haga de espejo.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión