Sandra Barneda

Paparruchas de colores

El espíritu navideño siempre me ha parecido un gran misterio: un infinito contenedor de percepciones y sentimientos que cada año nos aventuramos a abrir para experimentar nuevas o repetidas sensaciones.

No Category -

Paparruchas de colores

El espíritu navideño siempre me ha parecido un gran misterio: un infinito contenedor de percepciones y sentimientos que cada año nos aventuramos a abrir para experimentar nuevas o repetidas sensaciones.

El espíritu navideño siempre  me ha parecido un gran misterio: un infinito contenedor de percepciones y sentimientos que cada  año nos  aventuramos a abrir para experimentar nuevas o repetidas sensaciones.

Obligados  a la tregua festiva (incluso en Afganistan) nos imbuimos en un estado Alfa de abotargamiento por la Gula y sonrisa congelada. El mundo se detiene en pro de la tradición pagana o religiosa; millones de luces se encienden; cientos de miles de Papa Noeles tocan la campana alentando al consumismo con la excusa de arrancar sonrisa y felicidad de los más pequeños. ¿Paparruchas? Mi pensamiento me lleva muchas veces a desearlo como Mr Scrooge, pero confieso que, aunque cada año lo intento, siempre termino como una araña; atrapada en el bendecido y maldito espíritu navideño.  

No enciendo el árbol, ni voy a la misa del gallo; ¿Encender  luces?  Las justas como justo es mi interés por el discurso del Rey Juan Carlos; más por deformación que valiosa información: por aquello del poder de cambiar las cosas. Y aunque intento despegarme de él, dejar atrás esas tradiciones que destilan obligada felicidad, sigo enganchada a ellas como la fuerza de un magneto. La cantidad de sensaciones y emociones sentida es parecida a uno de esos platos del maestro Ferrán Adriá. Como ingredientes, sensaciones; todas juntas  explotan en tu  interior sin apenas distinguir ninguna de ellas. A pesar de ello, como cientos de miles atrapada; imbuida en ese espejo multicolor, en esa irrealidad de estrellas colgadas en los árboles, regalos con enormes  lazos y reuniones familiares con final a lo Guerra de los Rose.  Todas sus luces y sombras quedan compensadas por una milésima de segundo o, varias juntas, en las que miro al cielo o abrazo a mis seres queridos y, sintiéndome niña otra vez, atisbo la razón de ese …Espíritu Navideño y siento paparruchas de colores. 

 

Más de este autor

Bibi Asesinada

Me asustan algunas realidades, me hieren profundamente y, más allá de sacarme la ira, me cubren de estupefacción ante la impotencia de cambiar las cosas a ritmo de chasquido de dedos. Hay imágenes que te embriagan de belleza.

No Category -

Schumacher despierta

Cinco meses y medio pueden ser una eternidad o un chispazo en la vida. Para la mayoría se bascula entre esas dos realidades, pero para muy pocos, como para Michael Schumacher, un enorme blanco desde el pasado 29 de diciembre.

No Category -

Más en El Subjetivo

Item 1 of 4