Leopoldo Abadia

País, no

Estoy pasando unos días en casa de unos hijos míos. 7 hijos, de 14 años a 2 y medio. La casa está construida "alrededor" de los niños. La distribución no es convencional. Juguetes, clics, cuentos, balones, globos...El desorden se respira.

Opinión

País, no
Leopoldo Abadia

Leopoldo Abadia

Profesor y escritor español conocido por su libro "La crisis ninja y otros misterios de la economía actual", donde explica los pormenores de la crisis de las hipotecas subprime desde un lenguaje coloquial y llano.

Estoy pasando unos días en casa de unos hijos míos. 7 hijos, de 14 años a 2 y medio. La casa está construida «alrededor» de los niños. La distribución no es convencional. Juguetes, clics, cuentos, balones, globos…El desorden se respira.

Estoy pasando unos días en casa de unos hijos míos. 7 hijos, de 14 años a 2 y medio. La casa está construida «alrededor» de los niños. La distribución no es convencional. Juguetes, clics, cuentos, balones, globos…El desorden se respira. La felicidad, también. Los niños juegan, como Dios manda. Gritan, como Dios manda. Corren, como Dios manda. Los vecinos de abajo, santos. Como Dios manda.

En China, orfanatos para niños abandonados. Un horror. Peor todavía: son niños no deseados. Pero, ¡¿cómo se puede «no desear» a un niño?!

Otra cosa -normal- es que cuando, en casa de mis hijos, juegan los 7, gritan los 7, lloran unos cuantos de los 7, pienses en Herodes y le comprendas, pero ¡no desear un niño!

En el orfanato, si pueden, les atenderán, les limpiarán, les alimentarán, pero quererles quererles, quererles de verdad, no. Se acabará la jornada laboral y los responsables del turno de día se irán a sus casas, a querer a sus hijos.

Leo cosas de China. Hoy mismo, alguien que viaja allí muy frecuentemente, me dice que China va bien. No puede ser verdad. Un país en el que están desbordados los orfanatos especializados en el aparcamiento (esa es la palabra exacta) de niños no deseados y tirados a la basura no va bien, por mucho que me lo asegure gente de fiar.

Un país no existe. Es un conjunto de personas. Y unas personas que hagan eso con los niños no forman un país. Forman una cosa con unas fronteras que no sé cómo se llama.

Pero país, no.

Más de este autor

Me gustaba más el Reino Unido

Un crack este Erdogan. Le intentan dar un golpe de Estado, dice a la gente que salga a la calle, la gente sale, los golpistas pierden y ya está.

Opinión

Mujeres y balsas de aceite

Una jota aragonesa imagina qué pasaría en este mundo si las mujeres mandaran, en vez de mandar los hombres («serían balsas de aceite los pueblos y las naciones»).

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión