Maria Valls Roque

No me cuido

¿Cómo es posible que en tan poco tiempo hayamos pasado de admirar a la curvilínea de Marilyn, a adorar a palos de escoba con ropa que desfilan por las pasarelas mundiales? Es lo que se llama ‘culto al cuerpo’.

Opinión

No me cuido

¿Cómo es posible que en tan poco tiempo hayamos pasado de admirar a la curvilínea de Marilyn, a adorar a palos de escoba con ropa que desfilan por las pasarelas mundiales? Es lo que se llama ‘culto al cuerpo’.

¿Por qué nadie está contento con sus ojos? ¿Ni con su sonrisa? ¿Ni con su pelo, ni con su cuerpo, ni con arrugas, ni con sus canas? ¿Por qué no somos felices a nuestro lado? Cuidarse y quererse, tanto física como psicológicamente es la respuesta al gran problema. Desde hace tiempo me he fijado en algo muy curioso entre las actrices y las modelos. Resulta que “casualmente”, y lo pongo entre comillas porque soy muy fan de las comillas, ninguna, absolutamente ninguna, hace dieta. ¿Casualidad? No lo creo. Cuando se les pregunta algo tan obvio como ‘Y entonces, cuéntanos, ¿tú cómo te cuidas?’, lo más lógico sería ‘sólo me alimento a base de rábanos y zanahorias’. Pues no. Ellas lo “único” que hacen es: beber tanques de agua, mucha fruta, mucha verdura, comida baja en sal, comida ecológica no procesada, evitar los donuts, las napolitanas, las magdalenas y todo aquello que si no engorda mata. Y hacer deporte TODOS los días. De vez en cuando, ya si eso, descansar de tanta grasa sobreviviendo a base de smoothies (los batidos de toda la vida). Cabe añadir que la mitad son vegetarianas. ‘Pero no estoy obsesionada con mi dieta, sólo me cuido’. ¡Y una mierda! ¡Y una mierda señoras! ¿Cómo es posible que en tan poco tiempo hayamos pasado de admirar a la curvilínea de Marilyn, a adorar a palos de escoba con ropa que desfilan por las pasarelas mundiales? Es lo que se llama ‘culto al cuerpo’. ¿Pero qué tipo de cuerpo? The perfect body desde luego no.

Pero lo que más me preocupa de todo esto es, qué pensarán sus abuelas. ¿Qué abuela dejaría que su nieta comiera de esa manera? Un drama. Porque donde esté un buen caldo con pelotas en Navidad, un puchero en Primavera, unas lentejas en Verano, y un gazpacho en Otoño (mi abuela ha perdido la noción de las estaciones y de la temperatura anual), que se quite todo lo demás. Hago apología a los culos redonditos, a los pómulos felices y a las sonrisas de verdad. Quereos a vosotros, no a otros. No alguien creado por una aplicación. Hacedlo por vuestras abuelas al menos, digo.

Más de este autor

Es un hijo de puta pero es nuestro hijo de puta

Era de esperar, sólo hacía falta un par de días más para que nos confirmaran algo que ya se veía venir: lo del avión Ruso en Egipto no ha sido más que un minúsculo ataque en la guerra de Oriente Medio. Porque no nos engañemos, esta vez quien corta el bacalao no es ni EEUU ni Merkel, sino Arabia Saudí e Irán. E ISIS de por medio.

Opinión

Señores políticos: están matando a sus ciudadanos

Todos de risitas entre aplausos y palmaditas en la espalda mientras miles de enfermos de hepatitis C se atrincheran en hospitales esperando ese fármaco ya muy sonado, Sovaldi, que se les lleva prometiendo desde noviembre.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión