Miguel Aranguren

Moby Dick se cuela en la Encíclica

Al Papa le preocupan las ballenas, cómo no, así como los guanacos con cuyo cuero los gauchos trenzaban las cuerdas de sus boleadoras. Pero más le preocupamos los hombres, el milagro natural que –de una manera u otra- preferimos maltratar, matar de ciento en ciento, tantas veces al amparo de la Ley, tantas veces ante los ojos, los oídos y la boca tapada de ese tinglado de incompetentes llamado Naciones Unidas.

Opinión

Moby Dick se cuela en la Encíclica
Miguel Aranguren

Miguel Aranguren

Escritor y cazatalentos literarios entre los jóvenes de España. Pintor, escultor y viñetista. Articulista de opinión. Mi web: www.miguelaranguren.com

Al Papa le preocupan las ballenas, cómo no, así como los guanacos con cuyo cuero los gauchos trenzaban las cuerdas de sus boleadoras. Pero más le preocupamos los hombres, el milagro natural que –de una manera u otra- preferimos maltratar, matar de ciento en ciento, tantas veces al amparo de la Ley, tantas veces ante los ojos, los oídos y la boca tapada de ese tinglado de incompetentes llamado Naciones Unidas.

Quien no conozca las barriadas menesterosas de algún país pobre no terminará de comprender el motivo ni los argumentos que expone el Papa Francisco en “Laudato si”, su Encíclica sobre el cuidado del planeta. En esos submundos que no son propios del ser humano y que, sin embargo, están emborrachados de gente, el alcantarillado brilla por su ausencia, las basuras se pudren junto a las casas, reina un constante olor a muerte y las enfermedades saltan como un ejército de pulgas, al tiempo que se acumulan los plásticos, ese material maleable y odioso que cubre la tierra y los océanos hasta formar montañas y archipiélagos.

Francisco vierte muchas opiniones personales acerca del ecologismo. Algunas de ellas son discutibles en la forma –el argentino es un tanto apasionado-, pero no en el fondo. No en vano, ha pisado durante muchos años el patio de atrás del mundo, para saber que nuestro planeta “gime con dolores de parto” a causa de el ansia consumista que busca la saciedad inmediata, sin analizar las consecuencias de ignorar a los que no pueden participar del mismo disfrute; sin estudiar el daño que nuestro despilfarro provoca en la Naturaleza, que tiene el más auténtico y delicado de los equilibrios.

En las Islas Feroe de Dinamarca han masacrado a doscientas cincuenta ballenas en un solo día. La razón que esgrimen los balleneros es la falta de biodiversidad de sus aguas, que con tantos cetáceos pueden verse aún más damnificadas. Tal vez sea cierto, por más que nuestros mares antaño balleneros –el pueblo vasco tiene memoria de aquellos lances- sean hoy una estepa de yodo que añora el canto melancólico de Moby Dick, que no era un leviatán, capitán Ahab, sino un pacífico mamífero al que le gustaba la soledad.

Al Papa le preocupan las ballenas, cómo no, así como los guanacos con cuyo cuero los gauchos trenzaban las cuerdas de sus boleadoras. Pero más le preocupamos los hombres, el milagro natural que –de una manera u otra- preferimos maltratar, matar de ciento en ciento, tantas veces al amparo de la Ley, tantas veces ante los ojos, los oídos y la boca tapada de ese tinglado de incompetentes llamado Naciones Unidas.

Más de este autor

Disfrutar el privilegio

Las vacaciones son el mejor invento de la sociedad tardo-burguesa, un hecho institucionalizado, reconocido y protegido por la Ley, que nos garantiza una serie de semanas de feliz asueto, además de los sábados y domingos, fiestas, puentes y “moscosos” –para los funcionarios a quienes les caiga esta breva-, que son un suma y sigue que, bien utilizados, garantizan una ristra de días libres que añadir al calendario de las fechas marcadas en rojo, color que para estos menesteres deja de ser el aviso de un peligro para convertirse en señuelo de disfrute.

Opinión

Nuestros albinos

No es cuestión de cifras porque los hombres nos contamos de uno en uno: yo y mis circunstancias; tú y las tuyas; él y las suyas… sujetos de una historia, un presente y, ojalá, un futuro prometedor. No somos pollos que eclosionaron en una incubadora, sin madre ni padre, amarillos todos y más o menos el mismo gramaje. Somos hombres y precisamos pensarnos y nombrarnos con individualidad, seguros de que la vida nos estaba esperando, de que el mundo no giraría del mismo modo si no se nos hubiese ofrecido la oportunidad de tomar una primera bocanada de oxígeno.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión