The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Menos Sanchos y más Quijotes

Audacia, valor, empuje, empeño, son cualidades quijotescas, propias de quien afronta sus tareas diarias con ilusión y fuerza.

Imaginad que estáis en una situación vital difícil, en una de esas encrucijadas que nos presenta el destino, y sólo tenéis a dos posibles consejeros: don Quijote y Sancho Panza. ¿A quién de los dos pediríais consejo?Yo no tengo dudas.

En contra de la idea general de que el bueno del señor Quijano está como una regadera, de que es ejemplo universal de locura y falta de sentido de la realidad, yo le contaría mis penas a mi querido y venerado Alonso.

Entre otras razones, porque es don Quijote y no Sancho Panza el que demuestra conocer bien la naturaleza humana. Su criterio es más fiable hasta para el propio Cervantes quien escribe “solamente disparataba en tocándole a la caballería, y en los demás discursos mostraba tener claro y desenfadado entendimiento, de manera que a cada paso desacreditaban sus obras su juicio”. (Quijote II, XLIII).

También porque admiro el esfuerzo, la constancia, la convicción en lo que uno aborda que identifican al hidalgo soñador. “¿Qué te parece de esto Sancho? (…) Bien podrán los encantadores quitarme la ventura, pero el esfuerzo y el ánimo será imposible.” (Quijote II, XVII). 

En todo caso, hago mías las palabras de Don Belianís de Grecia: “Rompí, corté, abollé y dije e hice más que en el orbe caballero andante; fui diestro, fui valiente, fui arrogante; mil agravios vengué, cien mil deshice. Hazañas di a la Fama que eternice; fui comedido y regalado amante; fue enano para mí todo gigante, y al duelo en cualquier punto satisfice. Tuve a mis pies postrada la Fortuna (…) Mas, aunque sobre el cuerno de la luna siempre se vio encumbrada mi ventura, tus proezas envidio, ¡oh gran Quijote!”

Audacia, valor, empuje, empeño, son cualidades quijotescas, propias de quien afronta sus tareas diarias con ilusión y fuerza. Y también meridianamente aplicables a la pequeña y rutinaria realidad diaria de cada uno de nosotros. El mundo está lleno de Sanchos, seamos Quijotes. 

Más de este autor

Eclipse de yo

Cada año, por estas fechas, me eclipso. No sé realmente por qué pero se me oscurece el ánimo, sopla un viento frío en ...

Hillary Piñeiro

Dicen que los servicios secretos manejan unos cuestionarios especiales mediante los cuales se puede detectar a los espías extranjeros. No me refiero a los ...


Notice: Trying to get property 'category_nicename' of non-object in /var/www/staging/wp-content/themes/newobjective/functions-includes/api-functions/getters.php on line 319

Notice: Trying to get property 'cat_name' of non-object in /var/www/staging/wp-content/themes/newobjective/functions-includes/api-functions/getters.php on line 320

Notice: Trying to get property 'cat_ID' of non-object in /var/www/staging/wp-content/themes/newobjective/functions-includes/api-functions/getters.php on line 321

Más en El Subjetivo

Nuestras plagas de Egipto

"La realidad que nos rodea empieza a ser como leer la Biblia y la gente se burla de Greta como se burlaban de Noé, empeñado en su barco porque en esta vida descreída, ni creemos en el dolor ajeno, ni creemos en las noticias que avisan de todas esas cosas más terribles por venir"

España, caja única

"La fragmentación de la gestión de la seguridad social –sobre todo en materia de pensiones- generará más costes y descoordinación en un servicio que ya funciona relativamente bien"