Teresa Viejo

Lo insoportable

Por más que el runrún mediático hable de economía o elecciones, no se me van de la cabeza las familias de los espeleólogos españoles antes de embutirse en el luto.

Opinión

Lo insoportable
Teresa Viejo

Teresa Viejo

Periodista. Escritora. "Mientras llueva" mi última novela. Directora de "La Observadora" RNE. Embajadora de UNICEF.

Por más que el runrún mediático hable de economía o elecciones, no se me van de la cabeza las familias de los espeleólogos españoles antes de embutirse en el luto.

No concibo desesperación mayor que la espera de un sí o un no del que dependa una vida. Si la condena manda a uno al carajo, siempre queda la rabia contra el varapalo. Ahora bien si lo que se aguarda implica conocer qué ha sido de un ser querido, la angustia es un punzón afilado en el costado que no consiente respirar. Un sin vivir de horas largas como meses, como años de lluvia perenne para un ansioso de sol.

Por más que el runrún mediático hable de economía o elecciones, no se me van de la cabeza las familias de los espeleólogos españoles antes de embutirse en el luto. El tiempo del “no noticias” tiene visos de locura. No dejan de marearme las macabras cábalas que los familiares, como cualquier humano en las mismas, debieron de hacerse al saber que uno de los tres había fallecido. “¿Será el mío?”, rumiarían rogando a todos los pasos sevillanos, a las vírgenes y los cristos salidos de sus templos esos días, que no les cayera encima la mala hora. Un aliño de esperanza y remordimientos reventaría su corazón. Poco después otra segunda vida malograda y vuelta a empezar un duelo en stand by que no dejaba ni llorar por el muerto ni reír por el vivo. Ni me imagino el momento del reparto de nombres, boletos de una lotería infame en la que nadie querría estar, y donde la alegría del superviviente arrastra también el reconcome de haber sido él quien respira y no sus compañeros.

Las familias lamentan la falta de celeridad en la respuesta y con razón, porque aunque la lógica imprima sangre fría a la gestión de cualquier catástrofe, la variable emocional cuenta mucho en cualquier ecuación. Mi apoyo a esas familias que no se me van de la cabeza. 

Más de este autor

Trampantojo

Uno ve lo que quiere, o por lo menos lo que elige su ojo que no es más que un manipulador avanzado en el arte del engaño. Uno ve según vio alguna vez y en ese juego de espejos aparecen miedos y certezas antiguas, penas y alegrías enquistadas en lo más hondo de lo que los neuropsiquiatras llaman psique. Uno contempla una foto y el de al lado distingue en ella otro ángulo que a ti se te ha escapado o que has desestimado, porque con un vistazo ya tienes una idea. Nuestra mente también trabaja el trampantojo y nos hace olvidar que ni la verdad ni la realidad son únicas. No existe en este plano un mensaje lineal.

Opinión

La artista sí tiene quien la escriba

Puede que para una parte de vosotros La Terremoto sea una señora de Alcorcón que mezcla arte y sentido del humor en sus canciones, pero antes de ella hubo otra. Una mujer de rompe y rasga, pelo azabache y voz rota, moderna donde las haya, que revolucionó España cantando un estribillo ininteligible asimilado después a la lengua coloquial: “Achilipú”.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión