Andrea Mateos

Libro en papel, alimento del alma

Te seduce su fachada, mucho más su letrero. Lo coges entres tus manos y te susurra con voz muda. Ojeas y hojeas -¡ambas cosas a la vez!- y no puedes evitar sucumbir a sus encantos.

Opinión

Libro en papel, alimento del alma

Te seduce su fachada, mucho más su letrero. Lo coges entres tus manos y te susurra con voz muda. Ojeas y hojeas -¡ambas cosas a la vez!- y no puedes evitar sucumbir a sus encantos.

Te seduce su fachada, mucho más su letrero. Lo coges entres tus manos y te susurra con voz muda. Ojeas y hojeas -¡ambas cosas a la vez!- y no puedes evitar sucumbir a sus encantos. “Capítulo primero”… un nuevo mundo lleno de sensaciones, de historias jamás vividas más que en sueños. Y así es como te enamoras, existes, fantaseas, exploras, sucumbes, sacias, exprimes, explotas. Dulce baño para una mente que se cala de discernimiento; deleitoso aroma para un alma que se ahíta de sapiencia.

El olor de las páginas vetustas, el polvo acumulado en sus esquinas, el placer de pasar las hojas con las yemas de los dedos… Y las palabras se suceden unas a otras ante pupilas embriagadas de más conocimiento. El libro en papel le echa un pulso al electrónico, pero este último arremete con pujanza. Parece tarea ardua vencer en un campo de batalla que se rige por leyes tácitas. ¡Sórdida tecnología!

Lo curioso de todo es que ambos, el virtual y el físico, son hermanos que cuentan lo mismo, compañeros que narran idéntica caligrafía. Pero vale más aquel en el que puedes tocar sus letras y su carcasa, escribir una nota con lápiz a pie de página, dedicar o marcar con un beso, sentir el aire que corre entre sus folios. La vida la marcan los pequeños detalles porque son precisamente esos los que nos hacen sentir vivos. Decía un antiguo proverbio hindú: “un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora.” La lectura nos da conocimiento y el pensamiento nos vuelve libres. Un libro es recuerdo, y el recuerdo es alimento del alma.

Más de este autor

Cerrojo al saber

En España, cierran dos librerías cada día y un 55% de los españoles admite no leer nunca. Las bibliotecas perecen en su lecho de muerte.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión