Miguel Ángel Rodríguez

Las primarias, ¿eran esto?

Así que lo de las primarias en el PSOE consistía en poner a tres en el escaparate y liarse a tirarles verduras y tomates entre insultos por parte de la militancia que se supone que irá a votarles, mientras ellos no se cortan y también se enzarzan a codazos.

Opinión Actualizado:

Las primarias, ¿eran esto?
Miguel Ángel Rodríguez

Miguel Ángel Rodríguez

Miguel Ángel Rodríguez es periodista, consultor de Comunicación, publicista y escritor. Fue portavoz del Gobierno y tiene publicadas 6 novelas, 2 ensayos, un cuento infantil y 3 obras de teatro.

Así que lo de las primarias en el PSOE consistía en poner a tres en el escaparate y liarse a tirarles verduras y tomates entre insultos por parte de la militancia que se supone que irá a votarles, mientras ellos no se cortan y también se enzarzan a codazos.

Lo de las primarias, ¿era esto?

Nos dijeron que lo de las primarias significaba la máxima expresión de la Democracia, que ya no habría ninguna formación en el mundo sin participación interna, que serviría para renovar los partidos ideológicamente y que permitiría sacara a la luz nuevas caras para la política nueva… ¿De verdad que han conseguido alguno de los objetivos que nos vendieron?

El PSOE está a punto de su destrucción definitiva. La pésima política de Zapatero ya lo dejó tocado, pero las peleas retransmitidas por televisión cada día lo enterrarán sin ninguna duda.

¡Qué error el de los dirigentes socialistas el permitir que para que voten un puñado de militantes se carguen el apoyo de millones de simpatizantes! ¿Pero quién va a confiar en una gente que anda a zapatillazos, cuando a no a puñaladas? ¿Pero qué propuestas políticas tienen, además de insultarse entre ellos? ¿Pero qué unidad demuestran, qué criterios sólidos o qué estrategia?

El gran tropezón ha sido permitir una campaña electoral durante meses, con un ex secretario general que se ha vuelto loco y que ha decidido que si no recupera el poder, dinamita el socialismo español; con un outsider que demostró ser lo más sectario posible en el breve tiempo que fue presidente del Congreso, y con un cargo público andaluz que tendrá casi imposible compatibilizar el cargo al que aspira.

¿Alguno ha dicho algo que muestre una estrategia política nueva y ganadora, que les saque de la tercera posición de la política española? La respuesta es “no”. Y si lo han dicho, ha quedado enterrado por la polémica interna, las peleas de gallos y el ruido que no conduce a nada.

Las primarias, ¿eran esto?: pues vaya chasco.

Más de este autor

La falta de periodistas

La transición española salió bien porque, en una sociedad inteligente y ávida de reformas y de libertades, coexistieron políticos de altura, editores de libros perspicaces, intelectuales cabales y periodistas que sabían distinguir el bien del mal gracias a que sus directores y redactores jefes se lo exigían.

Opinión

Podemos y la gestión de los animales muertos

Los ecologistas de ciudad sueñan con tener un día una cabaña de ganado, en mitad de un prado cercano a un río. Ellos creen que eso sería una vida maravillosa. En tal caso, piensan en la dureza de levantarse pronto a ordeñar, pero lo compensan con imaginar el frescor del viento al amanecer en su rostro, y se sonríen. También aventuran que será duro andar limpiando la porquería de los animales, pero se les pasa al entender que eso será oler a Naturaleza pura: a la Madre Tierra.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión