Daniel Ramirez Garcia-Mina

La muerte nunca muere

Miles de muertos, miles de fotos. Seguirán muriendo y la tormenta de flashes no amainará. Porque la muerte viaja cerca, escondida, pero no se deja ver.

Opinión

La muerte nunca muere

Miles de muertos, miles de fotos. Seguirán muriendo y la tormenta de flashes no amainará. Porque la muerte viaja cerca, escondida, pero no se deja ver.

La gente muere en la calle, de repente, cuando nadie se lo espera. La sangre que no rodea el cuerpo es precisamente aquello que torna la imagen devastadora. Los dedos tratan de juntarse con la mano para cerrar el puño, pero no han podido y, por ahí, se le ha escapado la vida. Se la han robado, de un día para otro.

Ha caído en la carretera, pero el atropello ha llegado después de la muerte. Subidos en la acera, y desde una distancia prudente –porque la carne muerta sigue contagiando- son muchos los que fotografían el último coletazo de la naturaleza. Devastador.

El ébola ha atacado a más de 18.000 personas en Sierra Leona. Quizá incluso algún infectado este tomando la imagen de lo que él vivirá, o morirá, en unos días. Miles de muertos, miles de fotos. Seguirán muriendo y la tormenta de flashes no amainará. Porque la muerte viaja cerca, escondida, pero no se deja ver. Incluso en los tanatorios un cristal separa la vida de la muerte. Ahora, el final inexorable se ha quitado el velo y se deja fotografiar. Lo hace a diario y encarna la mayor de las paradojas.

La muerte es la única noticia que nunca muere.

Más de este autor

San Fermín en cinco postales

Los mejores sanfermines son los que no se planean, aquellos que fluyen como el vino que se derrama, como los toros que galopan por la Estafeta, como los gigantes que danzan sobre los adoquines.

Opinión

En blanco y negro

El domingo volverán las urnas aquejadas de una falta notable de color, aunque todavía existen muchos, como dice esta canción, “capaces de emocionarse en estas calles de andar inmortal”. Brindemos por ellos, vengan por la izquierda, el centro o la derecha.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión