José Carlos Rodríguez

La guerra de Siria, en casa

Siria es desde hace años el centro de la nueva guerra fría, un conflicto local pero en el que están bregados dos grandes bloques del terreno internacional. Por un lado están los Estados Unidos, con sus aliados, y por el otro Rusia e Irán.

Opinión Actualizado:

La guerra de Siria, en casa
Foto: Hassan Ammar
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

Siria es desde hace años el centro de la nueva guerra fría, un conflicto local pero en el que están bregados dos grandes bloques del terreno internacional. Por un lado están los Estados Unidos, con sus aliados, y por el otro Rusia e Irán. En el origen de la guerra está la torpe intervención occidental rompiendo el statu quo en nombre de la democracia. Ahí tenemos la “primavera árabe”, que sólo ha servido para quebrar los equilibrios del régimen, desatar los odios larvados entre tribus y facciones, y desatar una guerra en la que han perdido la vida varios centenares de miles de personas. De camino, le hemos abonado el terreno a la peor amenaza terrorista de las últimas décadas.

La niebla de la guerra no permite conocer si Bashar al-Assad acribilló territorio enemigo con armas químicas, pero lo poco que sabemos parece indicar que fue así. Occidente se indigna con esta llama de un fuego que ha prendido él, y descubre que el uso de estas armas es inadmisible. Y ha reaccionado con un ataque que es más una advertencia al régimen de Assad.

Si siguen las reacciones en escalada bélica, nos enfrentaremos a las marcas de la guerra moderna. Que son, en primer lugar, la verdad masacrada bajo un incesante fuego de mentiras, desinformación y ocultamiento. La adopción de medidas que limitan nuestra libertad, pero que aceptamos porque son extraordinarias y se revertirán en cuanto termine el conflicto; aunque nunca sea así. Y veremos a los grupos que medran a base de romper los consensos internos de la sociedad llevando los peores valores de la guerra, enraizados en el odio, para sus propios fines. Una guerra en Siria puede ser desastrosa en nuestra propia sociedad.

Más de este autor

El debate como amenaza

«Hay un valor innegable en el hecho de que un medio albergue perspectivas distintas, y que sea un espacio de debate»

Opinión

Falta de confianza

El juzgado de instrucción número 51 de la Comunidad de Madrid está investigando las posibles responsabilidades del Delegado del Gobierno, José Manuel Franco, por permitir la manifestación del 8M, la concentración de Vox en Vistalegre y una celebración en el Wanda Metropolitano, con 60.000 personas. Si el Gobierno conocía el desarrollo de la enfermedad, y las consecuencias que tendría su laxitud ante las grandes concentraciones sobre la muerte de decenas de miles de personas.

Zibaldone

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión