The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

La frontera con Colombia

Tres verdades se confrontan, ante la medida de cierre de la frontera con Colombia en el estado Táchira por parte del gobierno de Venezuela.

Tres verdades se confrontan, ante la medida de cierre de la frontera con Colombia en el estado Táchira por parte del gobierno de Venezuela. Por una parte una Venezuela que se desangra producto del contrabando de sus productos básicos en su mayoría importados y gasolina producida en el país que se llevan a territorio colombiano para su reventa, sumado a la crisis humanitaria como consecuencia de una migración de colombianos desplazados por la situación política y económica de su país, y lo otro es la forma como se ejecuta la medida por parte de las autoridades venezolanas.

Existen razones para tomar medidas por la grave situación que genera el desabastecimiento en Venezuela, pero suponer que un cierre de frontera o un Estado de Excepción va a resolver definitivamente el problema es cuando menos rídiculo ya que lo que está de fondo es un problema de productividad y de inadecuada aplicación de un modelo económico que no supera el rentismo petrolero, pero lo que desconcierta es el cinismo del gobierno colombiano de no aceptar su responsabilidad en una crisis humanitaria de la que originalmente Venezuela no es responsable: desplazados, e impunidad ante el delito del contrabando, cosa que también existe del lado venezolano.

Tanto el gobierno de Venezuela como el colombiano tienen algo en común, ninguno acepta su responsabilidad, y al final son los pendejos los que pagan las consecuencias, ya que de colofón no hay ni un sólo político, ni un militar, cuando menos ningún empresario privado o del Estado que sea sancionado por lo que pasa en la frontera común, y mientras tanto, sigue el show.

Más de este autor

Más en El Subjetivo

Nuestras plagas de Egipto

"La realidad que nos rodea empieza a ser como leer la Biblia y la gente se burla de Greta como se burlaban de Noé, empeñado en su barco porque en esta vida descreída, ni creemos en el dolor ajeno, ni creemos en las noticias que avisan de todas esas cosas más terribles por venir"

España, caja única

"La fragmentación de la gestión de la seguridad social –sobre todo en materia de pensiones- generará más costes y descoordinación en un servicio que ya funciona relativamente bien"