Miguel Ángel Rodríguez

La falta de periodistas

La transición española salió bien porque, en una sociedad inteligente y ávida de reformas y de libertades, coexistieron políticos de altura, editores de libros perspicaces, intelectuales cabales y periodistas que sabían distinguir el bien del mal gracias a que sus directores y redactores jefes se lo exigían.

Opinión Actualizado:

La falta de periodistas
Foto: ANDREA COMAS| Reuters
Miguel Ángel Rodríguez

Miguel Ángel Rodríguez

Miguel Ángel Rodríguez es periodista, consultor de Comunicación, publicista y escritor. Fue portavoz del Gobierno y tiene publicadas 6 novelas, 2 ensayos, un cuento infantil y 3 obras de teatro.

La transición española salió bien porque, en una sociedad inteligente y ávida de reformas y de libertades, coexistieron políticos de altura, editores de libros perspicaces, intelectuales cabales y periodistas que sabían distinguir el bien del mal gracias a que sus directores y redactores jefes se lo exigían.

España vive hoy a la deriva porque, en una sociedad egoísta, cabreada y liderada por macarras, coexisten políticos mediocres, editores de libros que no pasan de ser jefes de ventas, y no hay periodistas que sepan jerarquizar las noticias ya que sus jefes se dedican a vender publicidad y no a buscar la verdad de la noticia.

De todo, por profesión, me preocupa la falta de periodistas. Ahora que Twitter se ha convertido en la fuente principal de los informes y comentarios, lamento no revivir los tiempos de cuando el redactor jefe te tiraba un texto a la papelera porque no lo tenías confirmado por tres fuentes, y cuando el director levantaba una noticia porque el protagonista era un sinvergüenza que nos la estaba colando.

Hoy no hay nadie en las redacciones que examine un texto: todo vale. Y si es escandaloso, mejor. Esa falta de responsabilidad en lo que se lanza a la calle es lo que nos tiene a la deriva, al borde de la derrota como sociedad civilizada porque ya empezamos a vivir bajo una suerte de Ley de la Selva: el que más grita, más protagonismo tiene; el que muestra más ferocidad en sus exposiciones, goza de más tiempo en televisión.

Así pues, los libros que encargan editores que andan mal de la cabeza y los políticos chisgarabís que saben montar espectáculos gozan de tiempos felices porque no hay periodistas que releguen sus estúpidas noticias a un breve en página par y no hay redactor jefe que las tire a la papelera.

La vida política española camina entre titulares, sin más reflexión. España, intelectualmente, se ha convertido en una cloaca: terminó la vida y empieza la supervivencia.

Más de este autor

Podemos y la gestión de los animales muertos

Los ecologistas de ciudad sueñan con tener un día una cabaña de ganado, en mitad de un prado cercano a un río. Ellos creen que eso sería una vida maravillosa. En tal caso, piensan en la dureza de levantarse pronto a ordeñar, pero lo compensan con imaginar el frescor del viento al amanecer en su rostro, y se sonríen. También aventuran que será duro andar limpiando la porquería de los animales, pero se les pasa al entender que eso será oler a Naturaleza pura: a la Madre Tierra.

Opinión

La bandera de España

Cuando enarbolo la bandera española estoy hablando de un país con una de las mejores prestaciones sociales del mundo; de las mejores atenciones de Sanidad pública del mundo; uno de los que mejor cuida su biodiversidad y sus aguas; líder mundial de energía eólica, solar fotovoltaica y solar termoeléctrica; también en reservas de la biosfera; el que tiene más donantes de órganos del mundo;

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión