Miguel Ángel Rodríguez

La bandera de España

Cuando enarbolo la bandera española estoy hablando de un país con una de las mejores prestaciones sociales del mundo; de las mejores atenciones de Sanidad pública del mundo; uno de los que mejor cuida su biodiversidad y sus aguas; líder mundial de energía eólica, solar fotovoltaica y solar termoeléctrica; también en reservas de la biosfera; el que tiene más donantes de órganos del mundo;

Opinión Actualizado:

La bandera de España
Foto: RAFAEL MARCHANTE| Reuters
Miguel Ángel Rodríguez

Miguel Ángel Rodríguez

Miguel Ángel Rodríguez es periodista, consultor de Comunicación, publicista y escritor. Fue portavoz del Gobierno y tiene publicadas 6 novelas, 2 ensayos, un cuento infantil y 3 obras de teatro.

Cuando enarbolo la bandera española estoy hablando de un país con una de las mejores prestaciones sociales del mundo; de las mejores atenciones de Sanidad pública del mundo; uno de los que mejor cuida su biodiversidad y sus aguas; líder mundial de energía eólica, solar fotovoltaica y solar termoeléctrica; también en reservas de la biosfera; el que tiene más donantes de órganos del mundo; donde se cuida a las personas mayores hasta su muerte; donde, además de la tercera lengua más influyente del mundo, se hablan distintos idiomas; donde en cada pueblo mediano hay una biblioteca pública y un Centro de Salud; donde los niños son escolarizados gratuitamente desde los tres años hasta la mayoría de edad; donde los ayuntamientos se esfuerzan por tener limpias las calles; donde los polideportivos y las piscinas están abiertos a todas las edades; el tercer país del mundo con más Patrimonio cultural y, por ello, la tercera potencia turística; donde se respeta la idiosincrasia de cada rincón; con una oferta museística apabullante en todas las provincias; con cinco puertos entre los más importantes del planeta y unas infraestructuras aéreas, de ferrocarriles y carreteras increíbles; un país donde es seguro caminar por la calle gracias a una Policía y Guardia Civil ejemplares, como el Ejército profesional; donde comer es una alegría, da igual en restaurante de Alta cocina que en un bareto; donde los extranjeros son bienvenidos y la xenofobia es anecdótica; donde la generosidad de los deportistas da alegrías constantes; donde vivir es más importante que sobrevivir; donde las palabras familia y amigos son más sustanciales que ambición y dinero, y donde, dicho todo esto, nos gusta creer que no valemos para nada… y por eso algunos se quieren independizar. Seguramente, esos son los que más claramente muestran un carácter de español viejuno: la zafiedad de no reconocer qué suerte tenemos de nacer y vivir en España.

Y qué envidia damos a muchos porque hace 40 años España no era así: la hemos construido entre todos desde que juntos aprobamos la Constitución de 1978. Esa de la que los políticos más jóvenes quieren renegar.

Más de este autor

La falta de periodistas

La transición española salió bien porque, en una sociedad inteligente y ávida de reformas y de libertades, coexistieron políticos de altura, editores de libros perspicaces, intelectuales cabales y periodistas que sabían distinguir el bien del mal gracias a que sus directores y redactores jefes se lo exigían.

Opinión

Podemos y la gestión de los animales muertos

Los ecologistas de ciudad sueñan con tener un día una cabaña de ganado, en mitad de un prado cercano a un río. Ellos creen que eso sería una vida maravillosa. En tal caso, piensan en la dureza de levantarse pronto a ordeñar, pero lo compensan con imaginar el frescor del viento al amanecer en su rostro, y se sonríen. También aventuran que será duro andar limpiando la porquería de los animales, pero se les pasa al entender que eso será oler a Naturaleza pura: a la Madre Tierra.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión