The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Jóvenes, líderes, independentistas

Foto: Francisco Seco | AP

Entrevistaron a Marta Pascal en La Vanguardia y aprovechó para marcar distancias con Puigdemont y Torra hasta el punto de insinuar con simpatías la creación de un nuevo partido. Un partido independentista-pero. Esta podría ser una buena noticia. Si hoy fuese ayer. Si la entrevista fuese hace 8, 7,6… no sé, algunos años. Cuando era el momento de presentar una alternativa como pretende ser la suya, desde dentro, nacionalista, independentista, convergentista, a un proceso encaminado desde el primer momento hacia su único y previsible final. Hubiese sido entonces interesante ver si cabía por aquí un partido nacionalista, unilateralista incluso pero del 65%, como el que invoca ahora Iceta, del que podría romper España pero nunca Cataluña, del de con la Cup ni a cañas… Si cabía un independentismo capaz de gobernarse y con seny, como pretende Pascal, y no sólo con ese cague que aparece y desaparece según los vaivenes de la historia porque también la vida de las naciones es “ondoyante”.

Pero desde entonces y hasta ahora lo más que ha habido han sido insinuaciones de que quizás, si las cosas no salían bien, ya se vería llegado el momento. Y algún que otro lloriqueo a puerta entreabierta cuando ya parecía que todo se torcía porque cómo no se iba a torcer. Desde entonces y hasta ahora han vivido los moderados en un ser y no ser, en una dolorosa escisión interna, muy interna y muy profunda, entre plantarse ellos de una vez o esperar a que una, dos, tres derrotas más les moderen el partido. Y así siguen, jroña que jroña, a puntito siempre de dar el paso y recuperar el seny. Pero a estas alturas qué más dará. Qué más dará si al independentismo ex-convergente lo moderan ellos, la justicia, el cansancio o los éxitos de la oposición republicana. Qué más dará ya cuando lo único que está en juego son las pequeñas luchas de poder, para ver quién administra la derrota con más o menos rubor o con más o menos talento. Qué más dará entonces qué hagan ahora, a estas alturas, los moderados. Lo importante es que este procés no podría entenderse sin la inestimable moderación de estos moderados a quienes el tiempo, el pueblo y el Estado les han tenido que hacer todo el trabajo y a quienes todavía y durante años habrá que seguir llamando jóvenes, líderes, independentistas.

Más de este autor

Woody Allen y los 250 normales

"Tenía que ser Woody Allen quien viniese a mostrarnos lo ridículo de esos que ahora pretenden pasar por normales y normalizadores blanqueando el terrorismo en nombre del feminismo y la protección de la infancia

La evolución de Errejón

"A los supuestos cambios ideológicos de Errejón los llaman evolución ideológica y hacen bien porque tiene mucho más de adaptación al medio que de progreso"

Más en El Subjetivo

Academia virtual

"Este verano ocurrió el milagro, mis hijos se engancharon a estudiar matemáticas y las sesiones de veinte minutos se alargaban hasta la hora o la hora y media"