Lorena Monton

Humanos a la intemperie

Cuando yo era pequeña, los que malvivían a la intemperie eran por lo que recuerdo personas que habían caído en la droga, en el alcoholismo o algo por el estilo. En aquella época no se dormía en la calle porque el banco te hubiese quitado tu piso

Opinión

Humanos a la intemperie

Cuando yo era pequeña, los que malvivían a la intemperie eran por lo que recuerdo personas que habían caído en la droga, en el alcoholismo o algo por el estilo. En aquella época no se dormía en la calle porque el banco te hubiese quitado tu piso

En España más de 30.000 personas no tienen un techo donde dormir.  Lo hacen donde pueden: en cajeros, en bancos, en algún parque… Cualquier lugar con un mínimo de resguardo puede ser una buena cama. Cuando yo era pequeña, hace unos veinte años, “los pobres” no se contaban en decenas por calle como ahora. Los que malvivían a la intemperie eran por lo que recuerdo personas que habían caído en la droga, en el alcoholismo o algo por el estilo. Eso me decían cuando yo preguntaba, ya que no me cabía en la cabeza que la gente no tuviese casa.  En aquella época no se dormía en la calle porque el banco te hubiese quitado tu piso. Hoy sí.

Al ver las cifras ofrecidas por la Federación de Entidades de Apoyo a las Personas sin Hogar me he acordado de lo que me ocurrió hace unos días. Me sonó el móvil y me senté en un banco de la avenida que hay bajo mi casa. Mientras conversaba un hombre se sentó frente a mí .Yo hablaba con mi interlocutor, me quejaba de alguna cosa sin importancia porque ya ni siquiera lo recuerdo. Entonces vi como el señor se levantaba, se acercaba al árbol que había junto a él y de un pequeño escondite sacaba una pastilla de jabón. Se lavó las manos en una fuente cercana y de nuevo la guardó. Era un sin techo. Colgué y enfilé el paseo, cuando su voz me detuvo. “Chica, te has dejado algo” me dijo. La cartera estaba en el banco del que yo me había levantado. Le habrán quitado su casa, pero no su humanidad, algo que muchos de nosotros perdemos cuando les vemos durmiendo al raso y apartamos la mirada como si no hubiésemos visto nada.

Contexto

    Más de este autor

    Por derecho divino

    Siempre pasa igual. Famosos, ya sea por su música, por sus películas o por los programas que presentan, acaban llevándose gratis lo que a los demás les cuesta tanto conseguir.

    Opinión

    Cirugía para el corazón

    Ojalá no tarden en inventar un bótox que paralice la envidia, un ácido hialurónico que engrandezca la honestidad y unas técnicas quirúrgicas que extirpen tumores cargados de odio y maldad.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    José María Marco

    COVID-19. La tempestad

    Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

    Zibaldone

    Pablo de Lora

    All facts matter?

    «Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

    Opinión