The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Hostias, pero como panes

La democracia universal está enferma. Hay que rehabilitarla. Hay que meterla en la lavadora de la “Transición” e intentar que no pierda color. Esto es una cuestión de hostias. De las que se dan y de las que se comen.

Lo de repartir hostias es deporte universal y lo que es peor, gusta. Según Ovidio viene de “hostis”, enemigo. Los antiguos ofrecían a sus enemigos vencidos como víctimas a los dioses. Algo parecido pasa ahora. La única diferencia entre épocas y lugares es que en algunos, aunque seas “hostis” o simplemente te den una hostia, todavía puedes contarlo. En otros solo mueres.

Veo con pena la foto de The Objective en Venezuela. Estudiante asesinado en plena manifestación. ¡Cara que está la libertad de expresión! En unos sitios una multa, en otros pagas con tu vida. España: tenemos una ley mordaza que puede detenerte en la calle si no te manifiestas “como debes”. Venezuela: la gente sale a la calle porque quiere manifestarse sin ser asesinada.

La democracia universal está enferma. Hay que rehabilitarla. Hay que meterla en la lavadora de la “Transición” e intentar que no pierda color.

Esto es una cuestión de hostias. De las que se dan y de las que se comen. Los pueblos quieren oportunidades, vida. No quieren redimirse y menos pasar hambre.

Tú, como gobernante, repartes hostias y también hostias. Todo se queda entre la fe y el miedo. Esto de dar sin recibir, sin repartir, pero recibiendo sin tener… Hostias y hostias. Parece que es lo mismo pero no lo es. Cuando a tu pueblo le das de una pero no le das de otra es que como gobernante tienes que estar haciendo algo mal. Y al pueblo lo de las hostias que te cuestan la vida… pues bueno. Ya no te consuelan ni las que te dan en misa.

“¿Cómo pueden sentir el amor que sentimos a Chávez?. No lo pueden sentir ni entender”, dijo una acérrima seguidora chavista hace años. Lo mismo que debe pensar los padres de los chavales asesinados en la calle que protestan contra Maduro.

Que tu gobierno no te proteja en ningún caso, en ningún país, en ninguna circunstancia, no se puede sentir ni entender. Desde luego estamos todos de acuerdo. Pero todas las víctimas son iguales.

Más de este autor

Más en El Subjetivo

Nuestras plagas de Egipto

"La realidad que nos rodea empieza a ser como leer la Biblia y la gente se burla de Greta como se burlaban de Noé, empeñado en su barco porque en esta vida descreída, ni creemos en el dolor ajeno, ni creemos en las noticias que avisan de todas esas cosas más terribles por venir"

España, caja única

"La fragmentación de la gestión de la seguridad social –sobre todo en materia de pensiones- generará más costes y descoordinación en un servicio que ya funciona relativamente bien"