Javi Dale

Historia de 60.000 refugiados

Después de penurias, internamientos y pobreza, quedaban 50.000. Unos 50.000: diez mil de ellos –la cifra es estimada- se habían dejado la vida en cinco años de guerra, hambre y miseria. Los que habían logrado cruzar las fronteras se habían encontrado con la solidaridad de los europeos que les acogían. Si a eso se le puede llamar solidaridad: internamientos en campos, derechos minimizados, trabajos de gran dureza a cambio de un salario de miseria. Eran refugiados: iban a aceptar cualquier cosa que se les diera. Esa era la mentalidad de quien les recibía.

Opinión

Historia de 60.000 refugiados
Javi Dale

Javi Dale

Periodista sin puerto. Pronórdico. Curioso compulsivo y amante de los saberes inútiles.

Después de penurias, internamientos y pobreza, quedaban 50.000. Unos 50.000: diez mil de ellos –la cifra es estimada- se habían dejado la vida en cinco años de guerra, hambre y miseria. Los que habían logrado cruzar las fronteras se habían encontrado con la solidaridad de los europeos que les acogían. Si a eso se le puede llamar solidaridad: internamientos en campos, derechos minimizados, trabajos de gran dureza a cambio de un salario de miseria. Eran refugiados: iban a aceptar cualquier cosa que se les diera. Esa era la mentalidad de quien les recibía.

A partir del quinto año, las cosas se pusieron peor. Otros 10.000 refugiados, año a año, se sumaban al grupo original, y se topaban con un enemigo inesperado: la burocracia. Los gobiernos tenían que catalogarles como refugiados políticos o económicos. Mientras el papeleo se tramitaba, quedaban confinados en campos de internamiento. De refugiados, en un lenguaje más llano. Al final, las autoridades decidieron que sólo uno de cada diez de ellos era un refugiado político. El resto, como huían de la miseria, no merecían la misma piedad.

Una orden interna dictaba “el alejamiento de los refugiados indeseables y de los inmigrados clandestinos”. También se ordenó que sólo pudieran trabajar en sectores deficitarios en mano de obra: minería y agricultura. A pesar de lo cual la ola de refugiados no mermó.

De qué huirían para no mermar. Esta historia de refugiados no es actual. Está extraída del libro ‘El exilio republicano español en Toulouse’, de Alicia Alted y Lucienne Domergue, y narra la situación, siempre desgarradora, del exilio español en Francia entre 1939 y 1952.

Si nos resulta atroz es porque hoy, en la otra punta del Mediterráneo, está sucediendo lo mismo. Lo mismo, pero en mayor volumen. Y con idéntica crueldad. Pero a otros. Han pasado setenta años y lo único que hemos aprendido como Unión es a ser inmunes al dolor ajeno. Cuánto dueles y qué poca memoria tienes, Europa.

Contexto

    Más de este autor

    Trabajos de amor perversos

    “Todo tiene que ver con una mujer”, dijo el presidente de Chipre Nicos Anastasiades a colación del secuestro del avión de EgyptAir que cubría la ruta entre Alejandría y El Cairo y que se desvió a Larnaca. Una declaración, según se tome, de auténtico ‘crack’. De auténtico ‘crack’ neuronal, quiero decir: sostener, aunque sea con sorna, que una mujer o el amor –cielos, el amor- tienen que ver con el secuestro implica una ceguera importante.

    Opinión

    Barbarie y sinrazón

    Sí, barbarie y sinrazón. Y también demencial y trágico. El diccionario está lleno de palabras desgastadas de sentido y que aplicamos como un mantra –también podríamos usar horror- cada vez que, como hoy en Bruselas, el terrorismo de raíz fundamentalista golpea una parte del mundo. Y particularmente si es Europa, claro. El manual del calificativo, supongo, nos consuela de algún modo: es ira, pero es controlada. Es condena –enérgica, claro, que no está de más subrayar lo evidente-, pero es a su vez calma. Son palabras, en suma, cada vez más vacuas. Infoxicadas. También como estas que leen.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    José María Marco

    COVID-19. La tempestad

    Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

    Zibaldone

    Compartiendo con Promoted

    Pablo de Lora

    All facts matter?

    «Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

    Opinión