Felipe Passolas

Hace tiempo que estamos en guerra y no queremos verlo

El terrorismo islámico no son solo cuatro locos, es un peligro mundial. Debemos escuchar a esos que lo están combatiendo y que lo están sufriendo. En España no dudo que veremos los mismos ataques tarde o temprano.

Opinión

Hace tiempo que estamos en guerra y no queremos verlo
Felipe Passolas

Felipe Passolas

He dedicado mi vida a mis grandes pasiones, viajar, explorar territorios, culturas y pueblos. La belleza y el misterio de cómo el hombre se encuentra con lo salvaje me llevo a la fotografía.

El terrorismo islámico no son solo cuatro locos, es un peligro mundial. Debemos escuchar a esos que lo están combatiendo y que lo están sufriendo. En España no dudo que veremos los mismos ataques tarde o temprano.

He visto la Yihad en la frontera Siria y la seguiré viendo en mi país, Europa es mi país y así lo siento. Este año muchos ucranianos me preguntaban porque iba a su país a cubrir un conflicto que no era de mi incumbencia, le respondía que no lo hacía por ser buena persona. Lo hacía por dinero y egoísmo. Ucrania son las puertas de Europa, lo mismo que Turquía, y no quería que se me cayera la cara de vergüenza si algún día tuviera que pedir ayuda si mi país se veía en una situación similar.

Fui por los mismos motivos a Siria, pero sabiendo que esa guerra ya se luchaba en muchos países que no eran solo Turquía. La falta de apoyos y mi responsabilidad profesional y personal me hicieron no entrar en la ciudad de Kobani y cubrir el conflicto desde la frontera. Desde el primer día sabía que la guerra llegaría a casa. Sí, es una guerra, solo se necesita uno para declararla. Mi fixer (traductor/ayudante local) me advirtió desde el principio que los luchadores kurdos tenían que saber quién era antes de entrevistarlos, envié fotos y di referencias porque si no estaban seguros terminaría mal si me confundían con un europeo que se dirigía a combatir con el Estado Islámico.

Los primeros números saltaban conforme pasaban los días: 700 franceses, 500 británicos. Nos contaban que eran gente integrada que vivía en Europa y que llegaban a luchar por la Yihad lo mismo que otras nacionalidades de origen kurdo llegaban a Suruç (en la frontera) y de ahí a Kobani para luchar contra el Estado Islámico. Hay muchas cosas que no podré olvidar, a los fotoperiodistas no nos enseñan que la guerra es sonido y olor. El olor de la miseria y de los muertos,  y el sonido de los llantos y los morteros.

Fueron muchas familias las que nos contaron como decapitaban a sus hijos de 8 años en Raqqa, solo por ser kurdos y cómo eran los mercados de esclavos. Cómo Europa no lo veía o no ayudaba. Lo que les ha pasado a ellos nos llegará si nadie para al Estado Islámico. Lo sorprendente es que hablamos de más de tres millones de personas desplazadas sin hogar. Familias a las que les han decapitado, asesinado, violado, masacrado, mutilado a sus hijos, que a los que viven les han capado el futuro.

El terrorismo islámico no son solo cuatro locos, es un peligro mundial. Debemos escuchar a esos que lo están combatiendo y que lo están sufriendo. Para aquellos que no ponen la radio en inglés o francés, en España no dudo que veremos los mismos ataques tarde o temprano. Nos lo han dicho y repetido. El número de personas motivadas a luchar por un terrorismo islámico con pasaporte español se cuenta a decenas.

Contexto

    Más de este autor

    Ucrania no volverá a ser el país que era

    Estoy convencido que Ucrania no volverá a ser el país que era, ni en el mejor de los escenarios. El este del país tiende a ser una zona inestable con muchas dificultades para que sus ciudadanos se reconcilien.

    Opinión

    Túnez y el terrorismo en el mediterráneo

    Aun no he oído ninguna preocupación política sobre el rol de España en la comunidad internacional a la hora de afrontar estos conflictos bélicos. Hay el mismo desequilibrio en la prensa que en la política a la hora de cubrir la realidad de los conflictos armados.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    José María Marco

    COVID-19. La tempestad

    Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

    Zibaldone

    Compartiendo con Promoted

    Pablo de Lora

    All facts matter?

    «Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

    Opinión