Matias Costa

Fantasía

Vivimos en un mundo de fantasía. Si no que alguien me diga cómo es posible que 1.500 millones de chinos se traguen dos promesas para 2014 tan incompatibles como la “guerra a la contaminación” y un crecimiento económico del 7,5%. Eso sí que es vender humo.

Opinión

Fantasía

Vivimos en un mundo de fantasía. Si no que alguien me diga cómo es posible que 1.500 millones de chinos se traguen dos promesas para 2014 tan incompatibles como la “guerra a la contaminación” y un crecimiento económico del 7,5%. Eso sí que es vender humo.

“¡Basta de realidades, queremos promesas!” imploraba uno de los ingeniosos graffitis que circulan en Latinoamérica, una región que no deja de exprimir el lenguaje con una creatividad inacabable. En este caso le daba la vuelta a una demanda del mayo del 68 francés, subvirtiendo así su solemnidad para reivindicar la fantasía. Apareció por primera vez en un mitin en México cuando el PRI llevaba ya 70 años en el poder y gobernaba lacónicamente y sin ningún disimulo. En Argentina brotaba en las paredes poco después del corralito a principios del presente siglo, cuando ya no se divisaba la profundidad del pozo en el que el país llevaba décadas cayendo. Y este último año lo hemos vuelto a ver en Chile, durante las protestas estudiantiles que pusieron en jaque al gobierno de Piñera.

Los políticos modernos han aprendido de sus pasadas derrotas y saben muy bien que el votante apuesta a una promesa, nunca a una realidad. La ilusión de un cambio es más tolerable que el propio cambio, asumimos el deseo de algo nuevo como algo inasible de contornos difusos que traerá la solución hasta para las cuestiones más absurdas. Pero si ese anhelo se materializa nos veremos obligados a enfrentar el hecho de que ninguna realidad es perfecta, que casi todo es extremadamente frágil y aún con el mayor de nuestros esfuerzos nada está garantizado. ¿Cómo vivir, entonces? Alejados de la realidad y abrazados a las promesas, esas que nunca llegan pero que siempre se renuevan.

Fantasía fue el tercer largometraje de Disney, estrenado a finales del año 1940, una época en la que el mundo era bastante pavoroso. Desde entonces asumimos sin conflicto la convivencia entre una realidad inaceptable y unas promesas inasumibles. Vivimos en un mundo de fantasía, profundamente infantilizado e irresponsable, comprando promesas increíbles como quien paga para ver una película, por pura evasión. Si no, que alguien me diga cómo es posible que 1.500 millones de chinos se traguen dos promesas para 2014 tan incompatibles como la “guerra a la contaminación” y un crecimiento económico del 7,5%. Eso sí que es vender humo.

Más de este autor

La novia fiel

Puede que no sea lo más acertado que una aerolínea a la que recientemente se le han estrellado dos aviones plantee la cuestión, pero a mi me parece una pregunta pertinente. ¿Qué quiero hacer yo antes de morir? No olvidarme de vivir.

Opinión

Atrezzo

En realidad la vida ocurre en un mismo lugar, lo que cambia es el atrezzo. Digamos que el decorado en el que se lleva a escena nuestra existencia no cambia mucho, incluso si no dejamos de viajar, el plató es una proyección mental, una extensión de uno mismo y sus circunstancias.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión