Javier Quero

Escocia escuece a Mas

No admito más comparaciones entre Escocia y Cataluña hasta que Artur Mas se ponga falda. Así, el parecido entre Mas y un escocés sería mayor que el paralelismo imposible entre aquel reino y esta comunidad autónoma.

Opinión

Escocia escuece a Mas
Javier Quero

Javier Quero

Español. Periodista. Humorista. Ilustrador. Fundador de creActivos. Observador estupefacto. Superviviente.

No admito más comparaciones entre Escocia y Cataluña hasta que Artur Mas se ponga falda. Así, el parecido entre Mas y un escocés sería mayor que el paralelismo imposible entre aquel reino y esta comunidad autónoma.

No admito más comparaciones entre Escocia y Cataluña hasta que Artur Mas se ponga falda. Así, el parecido entre Mas y un escocés sería mayor que el paralelismo imposible entre aquel reino y esta comunidad autónoma. Además, le sería más cómoda tal prenda al president, llegada la hora de bajarse los pantalones, cosa que, tarde o temprano tendrá que hacer, bien con el Estado, bien con sus socios independentistas.

El resultado escocés ha escocido a los secesionistas españoles de Cataluña. No obstante, enjugan el desencanto con el argumento de que allí se pudo votar y aquí no. Básicamente, porque nuestra Constitución reconoce un hecho histórico: España es una única nación, jamás existió el reino de Cataluña y los asuntos de soberanía le son propios a todos los españoles y no sólo a unos pocos.

Si para algo ha servido la consulta promovida por el dimitido Saldom, es para que Europa yerga las orejas ante futuras aventuras separatistas. Y no parece muy animada a tolerarlas. Así, Mas suma a las miradas fijas en sí, una más, la de una Unión Europea bastante mosqueada.
Esta semana, Mas proseguirá en su camino hacia ninguna parte jaleado por Junqueras, lastrado por Pujol, advertido por Rajoy. Convocar el referéndum es la etapa anterior al precipicio. Y es ahí, en ese punto, frente a la tapia del callejón sin salida en que se ha metido, cuando la falda le será de provecho. Entiendo que el atuendo no sea el más apropiado para quien con tanto tesón ha diseñado su suicidio político. Mas llegados a este no va más, poco importa el atavío de un Mas venido a menos. La duda es si quedará en pelota ante el Estado o ante quienes ya llaman a la revuelta. Como decía el viejo cuento, «dese por jodido».

Más de este autor

El carnaval de los pactos

Pedro Sánchez, el político con más vetos que votos, es la nueva reina del carnaval. En la chirigota de los pactos, la habilidad para cambiar de disfraz es vital. De ahí que el líder socialista tiña de naranja las líneas rojas que le separaban de Ciudadanos, y lo que eran «las derechas» se transformen en «los derechos». Más complejo es lograr una máscara del agrado de Podemos, cuyos dirigentes sospechan que Sánchez pretende ponerse morado con acuerdos en blanco para superar su marrón. Y así ocurre, que le sacan los colores. Por alcanzar la investidura, Sánchez cambia su vestidura y falla como en los Goya, donde apostó por la indumentaria informal y se encontró con Iglesias dentro de un smoking que le venía como el cargo de vicepresidente, muy grande.

Opinión

Aquellos reyes

Éramos niños ilusionados. Esperábamos a los reyes sin tener pajolera idea de lo que representaba la monarquía. Escribíamos cartas antes de que las nuevas tecnologías liquidaran la correspondencia en papel. Pedíamos regalos con la amenaza constante de descubrir en los zapatos un pedazo de carbón, sin considerar la relación de tal mineral con la crisis energética. Acudíamos a la cabalgata a pesar del riesgo de perder un ojo alcanzado por un proyectil con forma de caramelo, lanzado con muy mala leche desde carrozas, cuando tal nombre aún no se aplicaba a los venerables ancianos. Preparábamos viandas para los monarcas y sus camellos, que por aquel entonces sólo eran animales con joroba y no comerciantes furtivos de sustancias ilegales. Y la noche del 5 de enero caíamos en un sueño inquieto deseando un amanecer temprano.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión