José Carlos Rodríguez

En la pira del Amazonas

"Hemos bajado del pedestal a los hombres y mujeres de ciencia, y ocupan su lugar unos portavoces de no se sabe qué con tanta cara como ideología"

Opinión

En la pira del Amazonas
Foto: Jacques Witt
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

El presidente aprobó en julio un decreto que permite la quema controlada de bosques, y estos días se ha producido un importante aumento en los incendios en el Amazonas, que ocupa una gran extensión de su país. No se trata de Jaír Bolsonaro, nuestro villano favorito, sino de Evo Morales narcopresidente de Bolivia. Es en ese país donde ha comenzado el notable incendio en el Amazonas del que nos hemos puesto a hablar en los bares, en la oficina, alarmados y con el corazón aherrojado por el futuro del planeta. Sólo que nosotros hemos aprendido, porque así nos lo han dicho los medios de comunicación, que el culpable de la colosal pira en la que se consume nuestro amor por la Tierra es Bolsonaro.

El presidente de Brasil ha tenido un rifirrafe diplomático con su homólogo francés, Emmanuel Macron, quien le acusaba de poner en riesgo “la selva amazónica, el pulmón que produce el 20% del oxígeno del planeta”. Pero eso no es verdad. El papel de los medios no es rebotar las declaraciones de actrices, futbolistas y políticos, sino someterlos al cedazo de la labor periodística. Nada hubiera costado a los periodistas constatar que el Amazonas consume una cantidad de oxígeno prácticamente igual a la que produce. Tampoco hubiera requerido un esfuerzo extraordinario comprobar que el nivel de incendios en el Amazonas de Brasil estaba aún en los niveles normales, o que se halla muy por debajo de los que había en las décadas de los 90’ o 2000’.

De veras que coger el teléfono y llamar a un experto no es un ejercicio periodístico que sólo se pueda permitir la revista Forbes. Y comprobar los datos de la superficie arrasada por el fuego año a año está al alcance de cualquier redacción.

No ha ocurrido nada extraordinario, ni en la selva amazónica ni en el periodismo, pero esto último es grave. ¿Por qué la tiña hacia Bolsonaro es más poderosa que el aprecio por la verdad? ¿Cómo es que prestamos atención a lo que digan unos famosos sobre la selva y no hablamos con los expertos para que nos den los datos? ¿Por qué dicta los titulares sobre el cambio climático una niña que no ha terminado el bachillerato?

Hemos bajado del pedestal a los hombres y mujeres de ciencia, y ocupan su lugar unos portavoces de no se sabe qué con tanta cara como ideología. Y la culpa no es sólo de los medios.

Más de este autor

El debate como amenaza

«Hay un valor innegable en el hecho de que un medio albergue perspectivas distintas, y que sea un espacio de debate»

Opinión

Falta de confianza

El juzgado de instrucción número 51 de la Comunidad de Madrid está investigando las posibles responsabilidades del Delegado del Gobierno, José Manuel Franco, por permitir la manifestación del 8M, la concentración de Vox en Vistalegre y una celebración en el Wanda Metropolitano, con 60.000 personas. Si el Gobierno conocía el desarrollo de la enfermedad, y las consecuencias que tendría su laxitud ante las grandes concentraciones sobre la muerte de decenas de miles de personas.

Zibaldone

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión