Fernando Garcia Iglesias

El no de Escocia

El miedo les hizo firmar un documento en el que se comprometieron a dar más competencias a Escocia si ganaba el no, en esa incesante búsqueda de la transaccional que acarrea el diálogo con un nacionalismo inamovible.

Opinión

El no de Escocia
Fernando Garcia Iglesias

Fernando Garcia Iglesias

Manchester. Filólogo Hispánico. Profesor de español en la Pérfida Albión. Estudioso del Modernismo europeo y devorador de libros de viajes. Trotamundos.

El miedo les hizo firmar un documento en el que se comprometieron a dar más competencias a Escocia si ganaba el no, en esa incesante búsqueda de la transaccional que acarrea el diálogo con un nacionalismo inamovible.

Para los unionistas, el no fue rotundo y sin paliativos. Durante las últimos días de campaña antes del referéndum se habló de empate técnico y en Westminster se temió lo peor. Los líderes de los tres partidos ?conservadores, laboristas y liberales? marcharon al norte y entonaron el ‘Mejor Juntos’ que persuadió a muy pocos. El miedo les hizo firmar un documento en el que se comprometieron a dar más competencias a Escocia si ganaba el no, en esa incesante búsqueda de la transaccional que acarrea el diálogo con un nacionalismo inamovible. 

Para los secesionistas, el no fue una derrota exigua, nada más que un punto y seguido. Cansados del rumbo con que desde Londres se dirige este barco, los independentistas creen que la solución pasa por más estado de bienestar, más socialismo, que únicamente conseguirían remando solos una nueva nave. Lo importante aquí fue sin duda el impulso democrático que el referéndum ha producido en una sociedad adormecida en asuntos políticos. El secesionismo ha ganado momento y ha rejuvenecido la democracia escocesa, que ve en la derrota del sí una batalla perdida, pero no la guerra.

Para el partido laborista, el no ha sido no ya una victoria, sino la pura supervivencia. Escocia es el feudo socialdemócrata, sin él los laboristas tendrían muy difícil hacerse con las riendas de lo que quedara del Reino Unido. 

Para el partido conservador, el no fue el paño con el que enjugarse los sudores fríos de saber que podrían convertirse en el gobierno que dejó que el Reino Unido se desgajase. Cuando se convocó la consulta, muchos lo vieron como el error histórico de un David Cameron inconsciente y pusilánime. Ahora sale él fortalecido, sabedor de que el chantaje nacionalista se ha acabado, al menos por un tiempo.

Para Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, el no fue el comienzo de un cambio. Se transferirán más competencias a cada una de estas naciones que ven el desmoronamiento del estado centralista, las ruinas de un imperio que ya no es. Muy posiblemente se irá a un estado federal.
Para España y el desafío nacionalista, el no de Escocia no significa nada, porque muy pocas son las similitudes, no solo en la legalidad del referéndum, sino sobre todo en lo social. En Escocia no se habla del hecho diferencial ni del fetichismo trasnochado del origen, ni se inculca el odio al vecino, ni los políticos se lo llevan crudo en miles de millones ante el silencio y aquiescencia de una sociedad que parece sedada. En el momento en el que el nacionalismo catalán se volviera maduro y pragmático, y la legalidad lo permitiese, un referéndum podría ser posible y hasta necesario. Pero por el momento, ‘Catalonia is not Scotland’.

Más de este autor

Obama en La Habana

Las fotografías y vídeos que tenemos de la última visita de un Presidente americano en ejercicio a Cuba son en blanco y negro. Calvin Coolidge llegó en un barco militar al puerto de La Habana, que se había engalanado para su visita. Miles de cubanos le esperaban en el puerto, por las grandes avenidas, vestidos en sus mejores galas. Las mujeres con vestidos de tres cuartos de la época y pamelas; los hombres de traje y sombreros panameños, la gran mayoría, y bombines, los más aristocráticos. Era enero de 1928.

Opinión

Muerte y resurrección de la TV

La creímos muerta a la televisión. Asfixiada por la sobreabundancia de la telerrealidad y la falta absoluta de formatos innovadores y atrayentes. Durante la agonía, la televisión se convirtió verdaderamente en la caja tonta. No había más que un interminable ‘gran hermano’, programas que intentaban mostrar la realidad social en un escenario que todo lo distorsiona. Solo se buscaba la confrontación y la bronca, porque los insultos dan unas décimas más de audiencia en esta sociedad comatosa en perfecta sintonía con el encefalograma plano en alta definición. La telerrealidad reescribió la fama, y los deméritos y la bajeza crearon una legión de famosos, de ‘celebrities’, cuya única valía era ser más burdo que el de al lado ante la carcajada siniestra de los productores televisivos que meneaban las pesetas en sus bolsillos repletos y los millones que miraban sus programas como chicle para los ojos. Pero de esta escombrera moral e intelectual surgió la nueva edad dorada de la televisión.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión