Paco Segarra

El negocio de las drogas abortivas

Si uno –como yo mismo- está contra la pena de muerte, está contra el aborto: esa condena sin juicio de los más débiles entre los débiles.

Opinión

El negocio de las drogas abortivas
Paco Segarra

Paco Segarra

Publicitario, escritor y empresario. Crea anuncios y colabora en varios medios.

Si uno –como yo mismo- está contra la pena de muerte, está contra el aborto: esa condena sin juicio de los más débiles entre los débiles.

Según la propia información de FP2020 (Family Planning 2020 Empowering Women Worldwide), la iniciativa más mimada por Bill y Melinda Gates, los laboratorios Merck y Bayer, producirán para el Fondo para la Población de la ONU (UNFPA), la Clinton Health Access Initiative, la Children’s Investment Foundation y los gobiernos de Noruega, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos, los implantes anticonceptivos (abortivos), Jadelle e Implanon.

El laboratorio Pfizer, para el Department for International Development del Reino Unido, la Agencia Internacional para el Desarrollo (AID) de USA y para el Fondo para la Población de la ONU, producirá contraceptivos (abortivos) inyectables.

Si tenemos en cuenta, como lo ha declarado Bill Gates, que los países “beneficiados” correrán con la mitad de los gastos del programa FP2020, esos supuestos “beneficiados” financiarán los abortos tempranos (por medios químicos) y la esterilización de sus mujeres y niñas. Son países “víctimas” que terminarán con su población esterilizada, pagando el genocidio de sus niños no nacidos, y endeudados con los organismos internacionales.

Por otro lado, las instituciones públicas -como las agencias de la ONU- y las organizaciones privadas, son socios de las industrias farmacéuticas, por lo que se benefician de sus ganancias, y así, en parte, recuperan sus supuestas donaciones.

En un alarde de fariseísmo, sin embargo, las industrias farmacéuticas norteamericanas se niegan a suministrar al gobierno inyecciones letales para su aplicación en los casos de pena de muerte. Naturalmente, si uno –como yo mismo- está contra la pena de muerte, está contra el aborto: esa condena sin juicio de los más débiles entre los débiles.

Post Scriptum: pueden encontrar más información sobre los datos que se exponen en www.noticiasglobales.org, uno de cuyos artículos de investigación me he permitido reproducir en parte.

 

Más de este autor

El imperio británico. El padre Kolbe. El terror

No voy a escribir sobre lo de Bruselas porque tendría que escribir también sobre todos los crímenes de la humanidad y sobre todos los terrorismos: el de Colombia, el de Venezuela, el de Cuba, el de Corea del Norte, el de los Estados Unidos de América. Un terrorismo este último de tipo pirata, que empezó con Francis Drake y así ha seguido, hasta hoy, con Churchill y Harry Salomon Truman y el holocausto atómico japonés, o el genocidio de Dresde y Colonia, esas masacres. Viene a ser que lo que comenzó la sanguinaria Isabel I degollando católicos y lo siguieron todos, incluso Gladstone y Disraeli, continúa hoy con los gringos: no es otra cosa el imperio yanqui más que la continuación hortera y cutre del Imperio Británico, aquel que, por lo menos en la metrópoli, conservaba unas formas y unos modales y unas modas y una hipocresía tan bien llevada: el esclavismo, la homosexualidad, el bestialismo o la coprofagia quedaban, of course, fuera de los salones victorianos, mientras Wilde se volvía loco, un poco.

Opinión

Defensa de las dictaduras

Al opositor ruso Boris Nemtsov se lo cargaron. Fue acribillado a balazos. Su hija dice que Rusia no es un país libre. Tiene razón. La cuestión es : ¿existe algo parecido a un país libre? ¿Ha existido alguna vez? Me temo que no. No hablo ya de los estados modernos, que son un balsámico sinónimo de lo que podríamos llamar «represión organizada», o quizás algo peor. En la democrática Grecia clásica, solo eran considerados seres humanos, y por consiguiente, como dirían Robespierre y Felipe González, «ciudadanos», los hombres libres. Las mujeres y los esclavos no pasaban de la categoría de cosas. No hablemos de la India o de China. No hablemos de las democracias occidentales.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión