The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

El Mundial de Brasil

Temen los brasileños que, entre tanta corrupción y despilfarro, los políticos no dejen ni la Copa del Mundo. Si lo ven muy mal, podemos mandarle a alguien de la Junta de Andalucía.

Existió un jerezano singular que le puso un piso a su mujer y metió en casa a la amante. La historia se hizo bastante célebre porque fue antes de que existiera la ley del divorcio, que consiste básicamente en eso mismo pero sin la gracia gaditana. En realidad, cuando la política legisla sobre los hogares se pierde el humor, el romanticismo y un porcentaje importante de ganas de vivir. Lo mismo sucede con el deporte, que puede ser un espectáculo delicioso siempre que no se empeñen los políticos en figurar, y en fotografiarse con Iniesta, como si sus leyes hubiesen ayudado en algo a meter ese gol contra Holanda, o como si se pudiese ganar un partido llenándolo de frases huecas. Un partido de fútbol, me refiero, los otros ya sé que sí.

Lo mejor de los mundiales es que por un tiempo no te representa en el orbe Margallo el campechano, ni ningún otro político, sino un puñado de jóvenes de arrogancia disculpable, porque son los únicos de España a quienes se les critica por acudir a una discoteca. Puede que sean excesivamente millonarios, pero es que nadie renuncia gratis a la edad del botellón. Además proceden de todos los rincones del imperio, y así es más fácil sentirse representado y recordar, a la vez, que los españoles son muy capaces cuando se ponen de acuerdo.

Vamos al Mundial de Brasil con cierta vocación de maracanazo, pero por lo visto allí tienen otras preocupaciones, distintas de ganar en un deporte del que hablan como si lo hubieran inventado ellos. Temen los brasileños que, entre tanta corrupción y despilfarro, los políticos no dejen ni la Copa del Mundo, que acaben llevándoselo todo. No debieran inquietarse pero, si lo ven muy mal, además de la Selección para ganarles podemos mandarle también a alguien de la Junta de Andalucía, para que aporte experiencia, que allí hace treinta y tantos años que de lo público se llevan hasta las bombillas y, sin embargo, nunca ha dejado de iluminarse la Feria de Sevilla.

Más de este autor

La china falsa

Paradojas de la historia, que el comunismo -atroz construcción edificada sobre la reducción del hombre a las relaciones económicas- no ha conseguido ...


Notice: Trying to get property 'category_nicename' of non-object in /var/www/staging/wp-content/themes/newobjective/functions-includes/api-functions/getters.php on line 319

Notice: Trying to get property 'cat_name' of non-object in /var/www/staging/wp-content/themes/newobjective/functions-includes/api-functions/getters.php on line 320

Notice: Trying to get property 'cat_ID' of non-object in /var/www/staging/wp-content/themes/newobjective/functions-includes/api-functions/getters.php on line 321

Más en El Subjetivo

Nuestras plagas de Egipto

"La realidad que nos rodea empieza a ser como leer la Biblia y la gente se burla de Greta como se burlaban de Noé, empeñado en su barco porque en esta vida descreída, ni creemos en el dolor ajeno, ni creemos en las noticias que avisan de todas esas cosas más terribles por venir"

España, caja única

"La fragmentación de la gestión de la seguridad social –sobre todo en materia de pensiones- generará más costes y descoordinación en un servicio que ya funciona relativamente bien"