María Jesús Espinosa de los Monteros

El miedo a un planeta mecánico

"Se percibe una preocupación que tiene algo de anuncio del derrumbe definitivo. Algo está cambiando de tal modo que parecemos al borde del precipicio"

Opinión

El miedo a un planeta mecánico
Foto: Jezael Melgoza
María Jesús Espinosa de los Monteros

María Jesús Espinosa de los Monteros

Apasionada de la radio, los podcasts, la literatura y el cine. Una vez hice una tesis doctoral sobre R. W. Fassbinder. También tengo dos Premios Ondas.

Pensar nuestro tiempo se ha convertido en una de las costumbres a las que más recurrimos los humanos en los últimos años. Se percibe una preocupación que tiene algo de anuncio del derrumbe definitivo. Algo está cambiando de tal modo que parecemos al borde del precipicio. Lo explica bien Valeria Luiselli en su libro Desierto Sonoro cuando afirma que “tal vez es solo que sentimos la ausencia de futuro, porque el presente se ha vuelto demasiado abrumador y por tanto se nos ha hecho imposible imaginar un futuro”.

Otro libro recién publicado por Blackie Books nos propone no pensar un futuro, sino cuatro. En Cuatro futuros. Ecología, robótica, trabajo y lucha de clases para después del capitalismo, Peter Frase intenta pensar qué será de nosotros tras el capitalismo recurriendo a la economía, la sociología y la ciencia ficción.

Según Frase, hay dos grandes fantasmas que recorren este siglo XXI: la catástrofe ecológica y la automatización. La primera encarna el miedo a tener demasiado poco, es decir, vivir en una escasez de recursos naturales que nos puede llevar a la extinción. La segunda, por el contrario, refleja el miedo a tener demasiado: “una economía totalmente robotizada que produzca tanto con tan poco trabajo humano que los trabajadores ya no sean necesarios”. De manera, que nos estamos enfrentando a una crisis bicéfala y antagónica.

El miedo a que las máquinas nos sustituyan no es nuevo, de hecho, esta tendencia está presente en toda la historia del capitalismo. Sin embargo, es cierto que en los últimos años proliferan todo tipo de noticias en las que nos anuncian “logros” que parecen sacados de novelas de ciencia-ficción: robots anestesistas, máquinas para cocinar hamburguesas de McDonald’s, impresoras 3D que levantan casas en un día.

Así que ese futuro verosímil que escribió Kevin Drum en Mother Jones es, cada vez, más plausible: “(…) los robots pueden hacer todo lo que pueden hacer los seres humanos, y lo hacen sin quejarse, veinticuatro horas al día”.

El miedo atroz a un planeta absolutamente mecánico sobrevuela nuestras mentes y las cuatro posibles salidas corresponden a cuatro posibles combinaciones que son, a su vez, los cuatro episodios que componen el libro y los cuatro futuros: socialismo (igualdad + escasez), exterminismo (jerarquía + escasez), rentismo (abundancia + jerarquía) y comunismo (abundancia + igualdad).

El nuevo ensayo de Peter Frase es, sobre todo, la constatación de que siempre será mejor evaluar posibilidades que contemplar probabilidades. O como él mismo afirma: “Si este libro contribuye en algo a hacer autopreventivos los opresivos futuros que describe y autorrealizantes sus alternativas igualitarias, entonces habrá servido a su propósito”.

Más de este autor

La Sardà

«En su libertad absoluta para concebir la vida y en plena ofensiva secesionista, La Sardà fue a la plaza de Sant Jaume y devolvió a un funcionario de la Generalitat la Creu de Sant Jordi»

Opinión

La robótica social contra la pandemia

«La inversión en robots sociales en un mundo cada vez más imprevisible donde la vida humana se entiende casi como un privilegio que debemos proteger es fundamental para las próximas décadas»»»

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión