Jaime Mariño Chao

¡El mar, idiota, el mar!

Cuando la tristeza me llenaba de niebla los ojos, me entregaba a la húmeda melancolía de las mareas, y me sentía comprendido y acogido en algo grande, eterno y fuerte.

Opinión

¡El mar, idiota, el mar!

Cuando la tristeza me llenaba de niebla los ojos, me entregaba a la húmeda melancolía de las mareas, y me sentía comprendido y acogido en algo grande, eterno y fuerte.

“¡El mar, idiota, el mar!”, le decía Miliki a Gabi en un inolvidable sketch televisivo que todos los que pasen de los 40 sin duda recordarán.

Dicen que los océanos han sido tasados por el WWF, en una estimación prudente, en un valor aproximado de 24 billones de dólares. Pero es una estimación basada en su rendimiento económico y todos sabemos que el mar es mucho más que economía.

He tenido la suerte de que la presencia del mar me ha acompañado la mayoría de los días de mi vida. Cuando los días eran malos, acudía a él en busca de consuelo, y me mecía en un abrazo rítmico con la música hipnótica de las olas.

Cuando la tristeza me llenaba de niebla los ojos, me entregaba a la húmeda melancolía de las mareas, y me sentía comprendido y acogido en algo grande, eterno y fuerte.

Y cuando eran días felices y luminosos, también acudía a él para compartir lo bueno y devolverle tantas horas de compañía sin pedir nada a cambio, siempre distinto y siempre el mismo.

Desde 2008 no puedo verlo todos los días; la ciudad me envuelve en su manto de asfalto y cemento y mire donde mire, cuesta encontrar un gramo de grandeza.

Así que a veces busco algún horizonte entre los edificios, para poder mirar hacia el noroeste, me calma en algún extraño modo, saber que si echo a caminar llegaré a mi playa.

Y siempre alguien pregunta, al ver mi mirada ensimismada en la nada, ¿qué buscas?

Me dan ganas de contestar… ¡el mar, idiota, el mar!

Más de este autor

Eclipse de yo

Cada año, por estas fechas, me eclipso. No sé realmente por qué pero se me oscurece el ánimo, sopla un viento frío en el páramo de mis esperanzas y todo se vuelve como de un color plata sin brillo.

Opinión

Hillary Piñeiro

Dicen que los servicios secretos manejan unos cuestionarios especiales mediante los cuales se puede detectar a los espías extranjeros. No me refiero a los espías con gabardina que están adscritos a algún servicio de la embajada en cuestión, sino a esos agentes duramente entrenados para infiltrarse entre nosotros desde muy jóvenes y vivir como uno más. Sí, como Philip y Elizabeth en la serie The Americans.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión