Laura Fàbregas

El mal menor

"A Manuel Valls le ha tocado decidir cuál es el mal menor para la ciudad de Barcelona, y de eso trata el pragmatismo político"

Opinión

El mal menor
Foto: Marta Perez
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Votar con ilusión debería ser una excepción en política, aunque el mainstream intente convencernos de lo contrario. Es históricamente conocida la capacidad que tiene la política para perjudicar la calidad de la vida –o directamente las vidas– de los ciudadanos en nombre de las grandes causas o del purismo ideológico. Reversionando a John Kennedy, de la política debemos esperar más bien poco y solo las reformas discretas y aburridas, de la mano de los cambios científicos y tecnológicos, puede contribuir a mejorar el día a día de la sociedad.

Sin caer tampoco en una defensa de la tecnocracia, las decisiones responsables de políticos que han resultado ser verdaderamente líderes han sido más beneficiosas para el conjunto de la sociedad que cualquier utopía política o la gestualidad vacía, que en el fondo es la política más conservadora de todas.

A Manuel Valls le ha tocado decidir cuál es el mal menor para la ciudad de Barcelona, y de eso trata el pragmatismo político. El nacionalismo catalán es la única opción política que ha roto la legalidad y que a nivel de hechos y no de retórica, que es lo que cuenta, ha superado a Vox en querer laminar los derechos de la mitad de sus ciudadanos. Los únicos que han vulnerado la legalidad.

La política institucional consiste en bajar al barro y ensuciarse las manos. En renunciar a los programas maximalistas a favor del entente entre sensibilidades distintas. Valls lo ha demostrado. Queda por ver si Ada Colau es una líder política capaz de convencer a los suyos de abandonar el purismo y empezar a hacer política.

Más de este autor

Michael Jordan, un héroe de derechas

«Lo que convierte a Jordan en un héroe de derechas es su individualismo frente a su colectivo de pertenencia. Y entiendese individualismo en su sentido político, del respeto al individuo y su derecho inalienable»

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión