Melchor Miralles

El ataúd

Las guerras, al final, lo único que acreditan seguro, sin remedio, es lo inhumanos que podemos llegar a ser los humanos. La historia demuestra que no ha habido balas, ni misiles suficientes para acabar con una idea o una religión.

Opinión

El ataúd
Melchor Miralles

Melchor Miralles

Periodista, productor de televisión y cine y escritor. Le gusta leer, viajar, comer, o sea, un disfrutón de la vida.

Las guerras, al final, lo único que acreditan seguro, sin remedio, es lo inhumanos que podemos llegar a ser los humanos. La historia demuestra que no ha habido balas, ni misiles suficientes para acabar con una idea o una religión.

Un ataúd. La imagen capta el momento en que la marina israelí abre una caja que forma parte de un cargamento interceptado. Destino: grupos armados de Gaza. Contenido: misiles tierra-tierra M302, de fabricación siria. Un envío iraní que los iraníes niegan. Yo veo el misil, observo la caja y veo un ataúd. Un cargamento de muerte. Me es igual quien lo envíe. Contiene muerte. Destrucción.

No voy a entrar al fondo del conflicto, al enfrentamiento entre palestinos e israelíes, al papel de Irán como guardián de unas esencias que no comparto, a la información y la contrainformación oficial. Me quedo con el ataúd.

Esa caja ya veterana en mil batallas, ese misil polvoriento, ese saco, la pared del fondo. Todo es feo, un punto repulsivo. Como lo son todas las guerras. Que no me gustán. No hay guerras justas e injustas. Hay guerras. Y casi siempre estallan porque hay múltiples intereses en juego.

Ya en «El Quijote» escribió Cervantes que la muerte, en cualquier traje que venga, es espantosa. Sí, ya se que la muerte es una vida vivida y que la vida termina siempre ahí. Pero con sus poderosos y estruendosos relámpagos, la muerte toca la carne y araña el alma, porque es muy cabrona, y de doble efecto, porque nos mata a quien amamos y también nos mata un poco, o un mucho, en vida a nosotros.

Las guerras siempre son conflictos armados en los que gente que normalmente se conoce poco, o simplemente nada, se quita la vida porque previamente gente que sí se conoce, y muy bien generalmente, han decidido no masacrarse ellos pero enviar al ataúd a otros para arreglar sus conflictos. Las guerras, al final, lo único que acreditan seguro, sin remedio, es lo inhumanos que podemos llegar a ser los humanos.

Los humanos suelen matarse en guerras por el control del poder, por el control de las fuentes de dinero, por ideología o por religión. Pero ojo que acabar con la vida de alguien por estas causas no supone conseguir mantenerse en el poder, garantizarse el dominio de una fuente de riqueza o preservar una ideología o religión. No. Supone matar seres humanos. Y la historia demuestra que no ha habido balas, ni misiles suficientes a lo largo de la historia para acabar con una idea o una religión.

La imagen de este misil tierra-tierra dentro de ese ataúd me recuerda a la muerte, sí, porque la vida me ha enseñado ya muchas veces en mi propia carne y en mi alma que morimos un poco cada vez que perdemos a alguien que ocupa parte de nuestro corazón. Y cada víctima, de cada guerra, por ello, son decenas de víctimas que siempre son inocentes.

Más de este autor

El triple de Sánchez que quizá no entre

Pedro Sánchez trató de convencer por activa y por pasiva al ex juez Fernando Grande Marlaska para que fuera candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid y no lo logró, pero al final entró en el Gobierno como ministro, que luce más todavía y tampoco tiene mala pensión.

Opinión

Las opciones de Venezuela

Ayer el pueblo venezolano se echó de nuevo a la calle, valiente como siempre, para evidenciar por enésima vez el rechazo social al régimen de Nicolás Maduro, sucesor del narcoestado instaurado bajo la dirección del régimen castrista de La Habana, en esa “invasión consentida” que ha sumido a Venezuela en la miseria con un Gobierno ilegítimo que se mantiene imponiendo el terror.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión