Jordi Bernal

Días de cálculo

"El chapoteo festivo y casual de Colón no salió tan bien como habían calculado los de Rivera"

Opinión

Días de cálculo
Foto: EFE
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Después de las agotadoras (¡y costosas!) campañas electorales se impone el tiempo de la maquiavélica e inequívoca realidad. Si en la noche oscura del recuento, ningún partido pierde la partida y las cifras se mangonean a la manera de ágiles trileros, ahora la impasibilidad de los números exige una lógica que, en muchos casos, casa mal con la alegre inconsciencia de las promesas febriles en el fragor de la competición electoralista. Es el momento en que la suma básica y la aritmética elemental se conjugan con el cálculo a medio plazo y el seguro de mullida poltrona y sueldo fijo. Ya vamos apreciando los denodados esfuerzos grouchomarxistas de algunos para corregir el donde dije digo sin muestras de agrietamiento en el rostro de cemento armado.

En este caso, ha brillado con luz propia la inefable portavoz del gobierno de la Generalitat, Meritxell Budó, capaz de estrangular la contabilidad simple de Barrio Sésamo reafirmándose contra micro y cámara que el independentismo había ganado en Barcelona a pesar de que una paciente periodista le recordaba unos números incuestionables que imposibilitaban el obstinado y feliz convencimiento de la portavoz(a). Creíamos, en fin, que con Torra lo habíamos visto todo, pero resulta que en la pléyade del ejecutivo catalán quedan perlas maravillosas por descubrir y disfrutar todavía.

En cuanto a las alianzas, han sido poco esclarecedoras las declaraciones oficiales que hemos escuchado hasta el momento. En el PSOE no disimulan las pocas ganas y escasa intención de juntarse en serio con la muchachada podemita (inmersa en esa fase triste, solitaria y final del cuerpo a tierra que llegan los nuestros), e intentarán a toda costa prescindir del besuqueo indepe, aunque, conociendo el poco apego a los escrúpulos del candidato Sánchez, nada es descartable y todo está por ver. En la otra orilla, a Casado parece preocuparle que Cs se muestre renuente a lanzarse en plancha a la ciénaga que le ha montado con la ayuda de las tropas de Vox. Y no me extraña: el chapoteo festivo y casual de Colón no salió tan bien como habían calculado los de Rivera.

Más de este autor

¿De verdad nos los merecemos?

«El espectáculo alcanza cotas vergonzosas cuando sus intérpretes no se caracterizan precisamente por la excelencia intelectual»»»

Opinión

Tombuctú

«Entristece constatar el vacío que dejó Berlanga en eso que llaman la cultura española»

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión