Laura Fàbregas

Desobedecer... ¿como Gandhi?

Si algo hay que reconocerle al nacionalismo catalán es su capacidad lakoffiana de establecer el marcos mentales en que se desarrolla el debate público. Y no solo en Cataluña, sino también en el resto de España. Así es como conceptos como “elecciones plebiscitarias” --en realidad, unas elecciones autonómicas iguales a las anteriores-- pasaron a ser parte del lenguaje habitual periodístico, desde Tv3 hasta Antena 3.

Opinión

Desobedecer... ¿como Gandhi?
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Si algo hay que reconocerle al nacionalismo catalán es su capacidad lakoffiana de establecer el marcos mentales en que se desarrolla el debate público. Y no solo en Cataluña, sino también en el resto de España. Así es como conceptos como “elecciones plebiscitarias” –en realidad, unas elecciones autonómicas iguales a las anteriores– pasaron a ser parte del lenguaje habitual periodístico, desde Tv3 hasta Antena 3.

Con el término desobediencia pasa un poco lo mismo. Además de partir del flagrante equívoco de que la desobediencia es siempre civil (porque cuando la ejercen las instituciones tiene otro nombre, mucho peor), los que la invocan no aceptan sus consecuencias.

Mahatma Gandhi, ese indio con quien se comparó Artur Mas, aceptaba las consecuencias de la desobedencia, que siempre es el castigo, la pena. Los chicos de la CUP abrieron el ayuntamiento de Badalona durante la festividad del 12 de octubre, pero luego alegaron ante la justícia que, en realidad, no estaba abierto al público y que, eccola qua, ¡no desobedecieron!

La Cataluña de los últimos tiempos es especialista en montar aquelarres en las puertas de los ayuntamientos y los juzgados. O desembarcando en comitiva a Madrid para defender a Homs. Su próxima gestualidad será explicar este martes el llamado proceso independentista en Bruselas, a la espera de obtener el beneplácito para un referéndum.

Lo que aún ignoran es que, si las puertas del ayuntamiento de Badalona siguen abiertas -en días laborales-, las de Bruselas quedarán cerradas. Invocar el apoyo de la Unión cuando lo que se pide es un desafío en línea al de Le Pen, Grillo y Farage, es emblemático del caos que reina en tierra catalana. Y evidencia la falta de voluntad del nacionalismo catalán de pagar las consecuencias de su pulso con el pacto europeo. Más honrado sería, e incluso políticamente rentable, sumarse a la ola neonacionalista y alegrarse por el brexit y la llegada de Trump.

Más de este autor

Michael Jordan, un héroe de derechas

«Lo que convierte a Jordan en un héroe de derechas es su individualismo frente a su colectivo de pertenencia. Y entiendese individualismo en su sentido político, del respeto al individuo y su derecho inalienable»

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión