Nuria Val

Cerrar crisis y continuar partida

"Los socialistas pasan página con cero autocrítica tras una semana decepcionante para la izquierda, haciendo públicas unas negociaciones que conllevan más tiempo del empleado donde ha primado el espectáculo al sentido de Estado"

Opinión

Cerrar crisis y continuar partida
Foto: Ballesteros/Emilio Naranjo
Nuria Val

Nuria Val

Periodista. Reflexiono a partir de la intrahistoria política. Dame un buen libro en la montaña. En constante aprendizaje.

Segunda investidura fallida de Pedro Sánchez y nadie tira la toalla. Los socialistas revisan su estrategia de juego para pasar pantalla y apuestan decididos por continuar los contactos “discretos” –insert coin– para continuar la partida.

El líder del PSOE tiene hasta el 23 de septiembre para formar Gobierno y el relato mediático será “vamos a intentarlo hasta el final”. En Ferraz buscan pasar página y restan importancia a las diferentes encuestas que estos días señalan al PSOE como el principal culpable de la investidura fallida.

Algunos socialistas siguen pensando que lo mejor para su partido es una repetición electoral: “Los números siguen saliendo a nuestro favor”. Otros no tiran la toalla e insisten en conformar un gobierno en solitario con acuerdo programático con Podemos. “El documento ya existe. Ahí se vio la voluntad. Ahora solo habría que perfilarlo”, comentan.

Moncloa cierra la puerta definitiva al gobierno de coalición con la formación morada. Se lo repetirán “por activa y por pasiva” porque “hay que pasar página” y ahora se deben explorar “otros caminos”. “Ya les ofrecimos cambiar el relato en su currículum: de las cloacas a experiencia de gobierno y no quisieron”, señala un dirigente.

Pero la nueva estrategia socialista también pasa por insistir al PP de Casado. Durante estas últimas negociaciones, ya tantearon a su entorno y no descartan que la presión empresarial pueda ayudar a desbloquear la situación. Volver al bipartidismo.

El líder de los populares dejó bien clara su postura a Sánchez en el encuentro que ambos mantuvieron en Moncloa. A su salida explicó a los periodistas que el presidente le había entendido perfectamente, “porque le sucedió a él con Rajoy”.

Dirigentes populares comentan en privado que es “imposible” la abstención porque “regalaríamos la oposición a Ciudadanos” y “permitiríamos el pacto de la vergüenza en Navarra”, gobierno del PSOE con la abstención de Bildu.

Cero autocrítica y algunos días libres

Los principales dirigentes se tomarán unas semanas de descanso, aunque desde el Ejecutivo ya se ha dado ‘toque de queda’ a los ministros que tendrán que estar disponibles la última semana de agosto y en septiembre todos en Madrid.

Será por estas fechas, primera o segunda semana de septiembre, cuando el Rey llame a consultas a los líderes de los principales partidos a fin de dar tiempo a Sánchez para conseguir los suficientes apoyos que le permitan optar de nuevo a la presidencia.

Los socialistas pasan página con cero autocrítica tras una semana decepcionante para la izquierda, haciendo públicas unas negociaciones que conllevan más tiempo del empleado donde ha primado el espectáculo al sentido de Estado.

La otra cara de la moneda, respecto a la autocrítica, es Podemos. La formación de Pablo Iglesias ya ha propuesto a los suyos sentarse en el rincón de pensar tras la negativa a una vicepresidencia social y tres ministerios en el gobierno de Sánchez.

El núcleo duro de Iglesias no quiere ni oír hablar de crisis interna y señalan que “ahora es cuando más unidos tenemos que estar”. “Hay otra oportunidad”, insisten para señalar que la abstención a Sánchez significa que “no hemos roto los puentes” de las negociaciones.

Aviso por Telegram

La formación morada considera importante hacer autocrítica para cerrar heridas que se han hecho evidentes en el seno del grupo parlamentario con los seis diputados de IU avisando, horas antes de que Podemos decidiera su voto en la investidura, de su abstención al gobierno de Sánchez.

En el partido existe cierto malestar porque el foco mediático esté puesto en la posible crisis interna y ya animan a sus compas a través de Telegram “no alimentar a la prensa” y a evitar “errores del pasado”.

Mientras Echenique y Monedero defienden su ‘no’ a Sánchez e insisten en tocar poder (competencias) en ministerios; otro sector demanda modificar la hoja de ruta con un acuerdo programático sin estar en el Ejecutivo. Es en este sector donde señalan que “hay que saber resetear los egos” y repiten las palabras de Ramón Espinar: “Nos tenemos que preguntar el por qué y el para qué estar en el Gobierno. Quizás no interese”.

Todos coinciden en que unas nuevas elecciones serían pésimas para la formación: a la posible baja participación se uniría la pérdida de votantes, con la consiguiente pérdida de poder (adiós estructura territorial) y de dinero para el partido. Además, de darse la futura batalla por el espacio político y doctrinal entre las fuerzas amigas más allá de la socialdemocracia. ¡Boom! Son conscientes y por eso: cerrar crisis y continuar partida.

Más de este autor

Polariza, que algo queda

“¡Cierre al salir!” y ahora explique en Bruselas que ese es el tono que tenemos en la comisión que va a reconstruir el país

Opinión

De Sol a Núñez de Balboa

«En Moncloa saben muy bien la que se les viene encima como consecuencia de la crisis del coronavirus. Hasta el momento, los datos económicos publicados han sido una caricia en comparación con los que se publicarán en pleno julio y no hablemos ya en octubre»

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión