Patricia F. de Lis

Catástrofe invisible en Fukushima

El 11 de marzo de 2011 se paralizó el mundo. Un terremoto que provocó un tsunami causó, a su vez, severos daños en la red eléctrica de una central nuclear japonesa que, después, se vio inundada por el brutal maremoto.

Opinión

Catástrofe invisible en Fukushima

El 11 de marzo de 2011 se paralizó el mundo. Un terremoto que provocó un tsunami causó, a su vez, severos daños en la red eléctrica de una central nuclear japonesa que, después, se vio inundada por el brutal maremoto.

El 11 de marzo de 2011 se paralizó el mundo. Un terremoto que provocó un tsunami causó, a su vez, severos daños en la red eléctrica de una central nuclear japonesa que, después, se vio inundada por el brutal maremoto. El planeta entero contuvo la respiración ante una catástrofe que, día tras día y a medida que una serie de explosiones y vertidos empeoraban la situación, prometía superar a la de Chernóbil.

Fukushima fue el despertar del temor nuclear en una generación que había aprendido a convivir con esta energía. Países como Alemania, Suiza, Chile o el propio Japón establecieron moratorias a las nuevas centrales aprobadas previamente, y muchos otros se replantearon su política energética tras años en los que la energía nuclear había parecido un sustituto más que aceptable a los contaminantes hidrocarburos y a la dependencia de terceros países, por el escaso desarrollo de la energía renovable.

Han pasado casi tres años. El debate nuclear ha sido convenientemente enterrado. También las renovables. Y también Fukushima. La situación en la central japonesa no parece haber mejorado. Por más que el presidente Rajoy fuera por allí a decir que los temores sobre la central «son infundados», no pasa un día sin que haya una noticia sobre esta catástrofe invisible. Hay estudios de calidad muy dudosa que hablan de mutaciones genéticas en plantas y animales. Pero, incluso sin entrar en «conspiranoias» antinucleares y daños en el ecosistema que tardarán decenios en manifestarse, sí es cierto que se están produciendo filtraciones de agua radiactiva al mar y a aguas subterráneas que están convirtiendo la zona en un erial que será invivible durante muchas décadas.

Este ‘fin del mundo’ que llenaba páginas de diarios y horas de telediarios en 2011 ha desaparecido prácticamente de nuestras vidas. Es responsabilidad de todos, empezando por los medios de comunicación, contar qué está ocurriendo en Fukushima y cómo vamos a reparar el daño ya provocado.

Más de este autor

El pueblo armado siempre será vencido

La violencia no es, claro, patrimonio de Estados Unidos. Muchas sociedades cultural, económica y socialmente avanzadas son violentas, y también otras que no lo son e, incluso, comunidades de primates como los chimpancés muestran que la violencia forma parte de las relaciones sociales .

Opinión

Demasiado poco, demasiado tarde

Se han publicado cientos de estudios, se han gastado millones de euros en cumbres climáticas, se han realizado protestas y manifestaciones; los que contaminan siguen contaminando.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión