The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Breaking Good

En Tepojaco, México, un camión que transportaba Cobalto-60 fue sustraído por unos aprendices de ladrones. La historia parece sacada de la ficción escrita y dirigida por Vince Gilligan

 

En Tepojaco, México, un camión que transportaba Cobalto-60 fue sustraído por unos aprendices de ladrones que seguramente morirán devorados por la radioactividad. Toda la historia parece sacada de una escena de la serie Breaking Bad, la ficción poderosamente escrita y dirigida por Vince Gilligan, que narra la transformación de un acobardado profesor de universidad en un narcotraficante frío y despiadado.

 

El mal es magnético, irradia una energía a la que es difícil resistirse, y proporciona la posibilidad de liquidar por la vía rápida los convencionalismos que, en mayor o menor medida, todos nos vemos obligados a cumplir. Pero el malo con el que nos identificamos es en realidad un justiciero, un rebelde que se niega a aceptar un destino humillante. Alguien que hace una nueva lectura de su vida y es capaz de ponerla en juego por unos valores. Ese malo es en realidad una persona que defiende la dignidad y la lealtad por encima de todo. Nos comenzamos a alejar del Walter White de la serie cuando se convierte definitivamente en Heisenberg, el asesino egoísta sin sombra de conflicto interno que traiciona sus propios principios y deja morir aquello que fue el motivo principal de su metamorfosis: el amor.

 

Los malos de verdad suelen ser artificiosos, incapaces de generar empatía, personajes deformados que se rodean de impostores como ellos. Corruptos, pisadores de cabezas, atropelladores. No es necesario hacer algo ilegal para ser un indeseable, basta con carecer de dignidad y desdeñar la de los demás. Lo verdaderamente complicado es ser leal y consecuente con tus principios, eso requiere un esfuerzo, una determinación y una negociación diaria con uno mismo. Trato de huir de las catalogaciones, de todas. Creo que el concepto del bien y del mal tiene más que ver con la forma en que uno consiga manejar el amor y el respeto que con la mirada del otro. Hacer las cosas bien es un asunto íntimo.

 

Más de este autor

La novia fiel

Puede que no sea lo más acertado que una aerolínea a la que recientemente se le han estrellado dos aviones plantee la cuestió...

Atrezzo

En realidad la vida ocurre en un mismo lugar, lo que cambia es el atrezzo. Digamos que el decorado en el que se lleva a ...


Notice: Trying to get property 'category_nicename' of non-object in /var/www/staging/wp-content/themes/newobjective/functions-includes/api-functions/getters.php on line 319

Notice: Trying to get property 'cat_name' of non-object in /var/www/staging/wp-content/themes/newobjective/functions-includes/api-functions/getters.php on line 320

Notice: Trying to get property 'cat_ID' of non-object in /var/www/staging/wp-content/themes/newobjective/functions-includes/api-functions/getters.php on line 321

Más en El Subjetivo

Nuestras plagas de Egipto

"La realidad que nos rodea empieza a ser como leer la Biblia y la gente se burla de Greta como se burlaban de Noé, empeñado en su barco porque en esta vida descreída, ni creemos en el dolor ajeno, ni creemos en las noticias que avisan de todas esas cosas más terribles por venir"

España, caja única

"La fragmentación de la gestión de la seguridad social –sobre todo en materia de pensiones- generará más costes y descoordinación en un servicio que ya funciona relativamente bien"