María Jesús Espinosa de los Monteros

Bel tango de Anne Carson y Susan Sontag

"Los tangos, como los matrimonios, son algo que uno tiene que bailar hasta el final"

Opinión

Bel tango de Anne Carson y Susan Sontag
Foto: Michael Probst
María Jesús Espinosa de los Monteros

María Jesús Espinosa de los Monteros

Apasionada de la radio, los podcasts, la literatura y el cine. Una vez hice una tesis doctoral sobre R. W. Fassbinder. También tengo dos Premios Ondas.

A una le gustaría lucir los trajes de chaqueta de solapas amplias como lo hace Anne Carson, una poeta que sabe hacerse el nudo de la corbata y que tiene una nariz tan respingona que parece una púa. Sus versos pinchan y las hojas de sus libros se manchan.

A una le gustaría escribir títulos tan certeros como los que Carson estampa (La belleza del marido. un ensayo narrativo en 29 tangos) y biografías tan escuetas como un suspiro (Anne Carson nació en Canadá y se gana la vida enseñando griego antiguo).

Los tangos, como los matrimonios, son algo que uno tiene que bailar hasta el final. Y hasta el final el lector llegará a las páginas de una obra que concita todas aquellas virtudes que una desearía contagiar: luminosidad, humor, inteligencia, ternura, emoción.

Ya puestos, a una le gustaría cenar un día con Anne Carson y Susan Sontag que tanto se admiraban mutuamente. “¿Qué me hace sentir fuerte?”, se preguntaba Sontag en su diario, y respondía: “Estar enamorada y trabajar”. Y Anne Carson en su famoso libro Eros the Bittersweet afirmaba que existe “alguna semejanza entre el modo en que Eros actúa en la mente de un enamorado y el modo en que el conocimiento actúa en la mente de un pensador”.

A una le gustaría amar los libros de la forma tan feroz como la que Sontag los amaba. Así lo explica en La entrevista completa de Rolling Stone, que Jonathan Cott le hizo y que ahora edita Alpha Decay: “Debemos a literatura casi todo lo que somos y lo que hemos sido. Si los libros desaparecieran, la historia desaparecería y los seres humanos también, porque los libros no son sólo la suma arbitraria de nuestros sueños y nuestra memoria. Nos dan también un modelo de la autotrascendencia”.

Y finalmente, a una le gustaría ser tan plenamente humana como lo fueron estas dos mujeres: “Algunos piensan que la lectura es solo una especie de evasión, una evasión del mundo real de todos los días a un mundo imaginario, el mundo de los libros. Los libros son mucho más. Son una manera de ser plenamente humanos”.

Más de este autor

La Sardà

«En su libertad absoluta para concebir la vida y en plena ofensiva secesionista, La Sardà fue a la plaza de Sant Jaume y devolvió a un funcionario de la Generalitat la Creu de Sant Jordi»

Opinión

La robótica social contra la pandemia

«La inversión en robots sociales en un mundo cada vez más imprevisible donde la vida humana se entiende casi como un privilegio que debemos proteger es fundamental para las próximas décadas»»»

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Compartiendo con Promoted

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión