Edmundo Paz Soldan

Armas de destrucción masiva para construir en casa

Uno asocia las armas de destrucción masiva al arsenal de grandes países o grupos terroristas.

Opinión

Armas de destrucción masiva para construir en casa

Uno asocia las armas de destrucción masiva al arsenal de grandes países o grupos terroristas.

Uno asocia las armas de destrucción masiva al arsenal de grandes países o grupos terroristas, no a los experimentos de un chico de 19 años en sus horas libres. Sin embargo, la policia de Pennsylvania acaba arrestar a Vladislav Miftakhov por construir esas armas por cuenta propia. Cuando lo detuvieron, el bueno de Vladislav tenía en su poder una libra de magnesio atomizado y otra de perclorato de potasio. También fusibles y contenedores de aire comprimido. Preguntado por el destino que pensaba darle a esos materiales, Vladislav fue sincero: “voy a hacer explotar cosas”.

Puede sonar exagerado que esos materiales de Vladislav den pie a titulares acerca de “armas de destrucción masiva”, pero, literalmente, eso es lo que podía construir este ciudadano ruso. Vladislav, estudiante en la universidad de Penn State en Altoona, dice que todo lo compró en Internet, y que ya había hecho explotar cosas en California. Eso sí, nunca personas ni edificio. Apelando al deseo adolescente de destruir todo lo que pasa por su camino, Vladislav dice que sólo quería experimentar en un campo desierto. Su abogado tendrá mucho trabajo para obligarlo a desdecirse de tanta declaración incriminatoria.

Hace un tiempo un amigo descubrió que se podía comprar uranio en Amazon. Los asesinos seriales hacen sus compras en Internet. Sólo necesitan un carnet de identidad y tener más de 18 años. Los chicos que quieren bombardear su colegio hace rato también han descubierto que dejan muchas pruebas si van a la tienda del barrio, de modo que hacen su trabajo sucio en Internet. La red les provee no sólo de ingredientes para llevar a cabo sus sueños; también alimenta sus fantasías y, ya que estamos, les da las recetas para armar un instrumento de destrucción masiva con el que luego desarmarán a los demas. 

Bienvenidos al Lejano Oeste. Está bien cerca, en tu ordenador.  

Más de este autor

Ingeniería financiera

Se comienza ajustando los números en el software del ordenador, se continúa diciéndole a los medios algo que no se ajusta la verdad, se termina hipotecando la confianza de todos.

Opinión

El frío

Está en los huesos, ese viento polar. Muchas veces nos preguntamos a quiénes se les habrá ocurrido fundar un pueblo en esta región, y no sólo eso, fundar la universidad en la que trabajamos

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión