The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Ante nuestra hora más grave

Foto: Francisco Seco | AP

Refugiarse en el menosprecio por los métodos de sondeo del inefable Tezanos para esperar que las predicciones sean desmentidas por los votos y la derecha salga mejor parada de lo que dicen las encuestas es, a un mes de las elecciones generales, un ejercicio demasiado azaroso, o incluso un remedo del avestruz que hunde su cabeza en la arena.

La ley electoral española y la atomización de las opciones políticas colocan a este país ante una perspectiva aterradora: el desenvuelto y cínico Pedro Sánchez se encuentra ante una posibilidad real de gobernar durante cuatro años, que a la vista de lo que ha demostrado en diez meses, pueden acabar resultando más deletéreos que los siete años de Zapatero. Y ello en un entorno internacional de nuevo convulso, que en tantos aspectos empieza a recordar al de 2008.

El PP y el PSOE han acumulado méritos para perder votos a chorros, sí: los dos, por su corrupción tentacular; los de Rajoy, por su inacción ante el separatismo, y los de Sánchez, por su connivencia con el separatismo. Y de ahí sus nuevos contrincantes a la derecha y la izquierda. Pero como la atomización, en el caso del pseudopartido Podemos, ha acabado en implosión, aun perdiendo Sánchez va a tener mucha menos competencia dentro de su bloque, que encabezará dispuesto a renovar la siniestra amalgama de la moción de censura y meses posteriores.

España se encuentra ante su hora más grave. Los avances nacionalistas ya se extienden a lugares antaño considerados seguros: Galicia, Asturias, Aragón, Valencia, Baleares... La capacidad de gestión económica del presunto doctor en Ciencias Económicas ya se ha demostrado más que insuficiente. Y ha roto los puentes que en épocas anteriores podrían tenderse con el centro y la derecha moderada. Hace falta volver a una política nacional estable, seria y de recuperación de los valores constitucionales que nos unieron hace 40 años.

Lo más sensato que hemos leído estos días es lo que muchos consideran un mero gesto de desesperación porque Ciudadanos sufre en las susodichas encuestas: la oferta de Rivera a Casado de un Gobierno de coalición, o de salvación nacional. Un acuerdo tácito con Vox para su apoyo parlamentario parecería incluso imaginable, si de verdad ninguno de estos tres partidos opina que lo mejor para ellos es ahondar en la ruptura del país para, dentro de cuatro años, regresar como salvadores... ¿de qué? Eso sí, por ahora todo ello sigue sonando a política ficción. Que alguien reaccione, por favor...

Más de este autor

Más en El Subjetivo

Nuestras plagas de Egipto

"La realidad que nos rodea empieza a ser como leer la Biblia y la gente se burla de Greta como se burlaban de Noé, empeñado en su barco porque en esta vida descreída, ni creemos en el dolor ajeno, ni creemos en las noticias que avisan de todas esas cosas más terribles por venir"

España, caja única

"La fragmentación de la gestión de la seguridad social –sobre todo en materia de pensiones- generará más costes y descoordinación en un servicio que ya funciona relativamente bien"