Gregorio Luri

A las lágrimas de Sánchez

Desde que descubrí que la actualidad es ontológicamente incapaz de explicarse a sí misma, leo la prensa deprisa y a nuestros clásicos, despacio. Es más instructivo Ángel Ganivet que Jordi Évole.

Opinión

A las lágrimas de Sánchez
Gregorio Luri

Gregorio Luri

Cuantos más años tengo, más resumo mi tarjeta de visitas. He elegido mi epitafio: “No se fue de ningún sitio sin pagar".

Desde que descubrí que la actualidad es ontológicamente incapaz de explicarse a sí misma, leo la prensa deprisa y a nuestros clásicos, despacio. Es más instructivo Ángel Ganivet que Jordi Évole.

Las mejores página del Idearium español son una reflexión sobre las “anomalías de nuestro carácter jurídico”. Con frecuencia, dice Ganivet, damos la impresión de que somos un pueblo corrupto, en el que “todas las injusticias, inmoralidades, abusos y rebeldías tienen su natural asiento” y la verdad es que no hay en el mundo una literatura que supere a la nuestra en la “producción satírica encaminada a desacreditar a los administradores de la ley.” Esto no significa que los españoles dudemos de la imparcialidad de nuestros jueces, sino que preferiríamos ser cada uno de nosotros el tribunal supremo. Nos gusta dejarnos llevar por la exaltación de lo justo y la “aspiración a la justicia pura”. Como no entendemos por qué las leyes no son claras, breves, rotundas y, sobre todo, implacables, en las casuísticas vemos subterfugios; en las excepciones, contubernios y en las dilaciones, componendas.

Sin embargo todo este fervor justiciero se calma en cuanto se consigue derribar al sospechoso. Al verlo en el suelo, sentimos piedad por él y ponemos en salvarlo “tanto o más empeño que el que puso para derribarlo”. Quisiéramos ahora darle una palmada en la espalda y devolverlo a su familia con la recomendación de que no vuelva a ser malo.

Si en España no puede haber moralizadores, “hombres que tomen por oficio la persecución de la inmoralidad”, es porque todos los seguimos hasta la picota, pero no damos un paso más allá. Una vez en la picota, nos ponemos de parte del reo.

La justicia viene a ser una excusa para poner de manifiesto tanto nuestra rotunda indignación moral como la profundidad de nuestros buenos sentimientos.

El zaragozano Avempace, a quien tengo por más español que al Cid, ya descubrió que en la mera presencia de un juez encontramos la prueba de que no estamos en una ciudad justa. La culpa claro, es de la presencia del juez. Por eso sustituiríamos complacientemente la reglada administración de justicia por la espontaneidad quijotesca de la emotividad pública.

Pero ya nos advirtió Ganivet que “los únicos fallos judiciales moderados, prudentes y equilibrados que en el Quijote se contienen son los que Sancho dictó durante el gobierno de su ínsula”.

Más de este autor

El futuro de la arrogancia

Nos quedaba una lección política pendiente, la tercera. Se trata de la más elemental: El desánimo suele ser el futuro de la arrogancia

Opinión

El miedo, una pasión contemporánea

«La escuela está educando a las nuevas generaciones en el recelo al futuro. Antes se iba a la escuela para tener un porvenir. Ahora se va para temerlo»»»

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19. La tempestad

Danme voces de Seir: Centinela, ¿qué queda de la noche? Centinela, ¿qué queda de la noche? / El centinela respondió: La mañana viene, y después la noche. Si queréis preguntar, preguntad, volved y venid. Isaías, 21: 11-12

Zibaldone

Pablo de Lora

All facts matter?

«Es obvio que Estados Unidos sufre un problema de violencia, en general, y de violencia policial en particular. ¿Quién objetaría a tratar de solucionarlo en la mayor medida posible? Pero parece también que los datos evidencian un problema añadido de discriminación racial»

Opinión