El Vaticano recibe por primera vez a representantes de organizaciones LGTB

Lifestyle

El Vaticano recibe por primera vez a representantes de organizaciones LGTB
Foto: Carolyn Kaster

«El cardenal Pietro Parolin ha recibido en el Vaticano a un grupo de 50 personas comprometidas, de diversa manera, en contra de la criminalización de la homosexualidad«. Así ha confirmado el portavoz del Vaticano, Alessandro Gisotti, que el número dos de la Santa Sede se ha reunido este viernes con representantes de organizaciones de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales (LGTB).

Durante el encuentro se ha entregado un informe, realizado por el Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH), sobre la criminalización de las relaciones homosexuales en la región del Caribe. El estudio denuncia graves violaciones de los derechos humanos en al menos 10 países caribeños, entre ellos Belice y Jamaica.

Por su parte, el cardenal Parolin, secretario de Estado, ha confirmado que la Iglesia católica se posiciona «en defensa de la dignidad de toda persona humana y contra todo tipo de violencia», ha dicho Gisotti.

El Vaticano ha indicado que el papa Francisco será informado del contenido del encuentro, pero no ha explicado por qué no ha recibido personalmente al grupo. En su exhortación a los jóvenes, publicada el lunes, el papa reiteró que la Iglesia condena «toda discriminación y violencia por la orientación sexual».

 

El inicio del diálogo 

Esta audiencia se generó después de que el papa Francisco se interesara por entender la problemática de la criminalización en el Caribe y América Latina. «Este es el principio de un diálogo muy positivo y posiblemente se llegue en un futuro cercano a que la Iglesia emita un comunicado importante», ha asegurado el abogado argentino Leonardo Raznovich, representante del IIDH. «Pedimos que la Iglesia católica, sobre todo aquella local, tenga una política única para este tema. Y el papa está claramente contra la criminalización», ha reconocido.

A pesar de las declaraciones del papa en contra de la discriminación y violencia por la orientación sexual, los miembros del IIDH critican las declaraciones que realizó a la prensa en las que aconseja que se lleven a los niños con tendencias homosexuales al psicólogo o al psiquiatra. «Eso es inaceptable. La terapia de conversión es una aberración. Nosotros no pedimos cambiar la doctrina de la Iglesia, sino que pongan una línea porque creemos que criminalizar la intimidad sexual de las personas está mal», ha explicado Raznovich.

«Hoy se ha dado un paso importante. Pudimos manifestar nuestra dignidad, lo que abre la puerta a una esperanza en el conjunto de la sociedad, porque sabemos la importancia que tiene la Iglesia católica en la región «, ha asegurado el asistente Pedro Paradiso Sottile, director ejecutivo de ILGA, una de las asociaciones internacionales de LGTB más grandes del mundo. «Es urgente que líderes de las distintas religiones repudien la violencia. Porque así salvan vidas», ha agregado.

María Belén Correa, una reconocida activista transexual argentina asistente al encuentro, ha confesado que «vino a pedir por todos los transexuales que viven desprotegidos en los países de América Latina» y que «ser recibida en el Vaticano fue emocionante y a la vez chocante».