El número de muertos en Delhi se dispara en medio de la peor violencia religiosa en décadas

Política y Conflictos

El número de muertos en Delhi se dispara en medio de la peor violencia religiosa en décadas
Foto: PRAKASH SINGH

El estallido de violencia intercomunitaria que estalló el domingo Nueva Delhi, ya ha dejado un saldo de 20 personas muertas y 189 heridos, ha indicado este miércoles a  AFP un responsable del principal hospital de la zona afectada por los enfrentamientos, en el noreste de la capital india. «Hay 189 personas hospitalizadas. Unas 60 con heridas de bala», ha dicho Sunil Kumar, responsable del hospital GTB.

El martes, el balance era de 13 muertos y al comienzo de la jornada del miércoles había subido a 17, según fuentes médicas consultadas.

Grupos de hombres armados por piedras, cuchillos y hasta armas de fuego siembran desde el domingo el caos en las zonas periféricas a la mayoría musulmana en el noreste de la capital india, a una decena de kilómetros del centro de la ciudad.

Los choques son protagonizados por partidarios y opositores de una controvertida ley de ciudadanía, que sus detractores consideraron discriminatoria contra los musulmanes.

En ese escenario, los enfrentamientos han degenerado en choques comunitarios entre hindúes y musulmanes.

En numerosos incidentes reportados por la prensa india, grupos armados hindúes atacaron lugares y personas identificadas como musulmanes. De esta forma, los vídeos muestran grupos de manifestantes gritando «Jai Shri Ram» («Larga vida al dios Ram»).

En la noche del martes, después de un día de extrema tensión, la policía local informó sobre episodios esporádicos de violencia en el distrito. «Hemos recibido muchas llamadas de pánico, pero no hemos recibido ninguna información sobre la violencia, excepto en un vecindario en particular», ha dicho Alok Kumar, un oficial de policía de Nueva Delhi

El estallido de violencia coincidió con la visita de estado a la India del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que terminó el martes con otra ronda de conversaciones con el primer ministro, Narendra Modi, en Nueva Delhi.

El líder nacionalista hindú se ha enfrentado desde diciembre con un vasto movimiento de protesta contra la nueva legislación que facilita la concesión de la ciudadanía india a los refugiados, siempre que no sean musulmanes.