El Gobierno y la Generalitat chocan por los escoltas de Torra en el extranjero

Energía y Medioambiente

El Gobierno y la Generalitat chocan por los escoltas de Torra en el extranjero
Foto: Thierry Roge

El Gobierno y la Generalitat han chocado por la decisión del Ministerio de Interior de denegar el permiso para salir de España a los escoltas del presidente de la Generalitat, Quim Torra, lo que le convierte en el primer presidente catalán que viaja al extranjero sin protección de los Mossos.

De esta forma, Torra ha viajado este lunes sin servicio oficial de escoltas de los Mossos d’Esquadra a Bruselas, donde ha acudido para participar en un acto junto al expresidente Carles Puigdemont.

En rueda de prensa, el conseller de Interior, Miquel Buch, ha denunciado que el ministerio de Fernando Grande-Marlaska les comunicó el pasado jueves, 14 de febrero, que habían cambiado la manera de operar y que a partir de ahora las peticiones para que salieran fuera de España escoltas de los Mossos se tenían que tramitar a través de la Secretaría de Estado de Seguridad y no de la sala de coordinación policial, de carácter técnico.

Desde que se introdujo este cambio operativo, según Buch, el Ministerio de Interior ha denegado todos los permisos solicitados por la Generalitat para que los escoltas de los Mossos acompañen a Torra y a los consellers en el extranjero, si bien lo sigue autorizando para sus viajes al resto de España.

El conseller ha denunciado el «cambio de criterio» por parte del Ministerio de Interior y ha pedido al Gobierno que vuelva a autorizar que los escoltas acompañen a los miembros del ejecutivo catalán en el extranjero, al menos hasta que el próximo 4 de marzo se celebre una reunión de la Comisión Mixta de Seguridad de Cataluña para abordar esta cuestión con más profundidad.

«A nadie se les escapa que hay un auge de la extrema derecha en España y que puede haber alguna persona que se exceda, se extralimite en su protesta y quiera acudir al apartado físico», ha advertido Buch.

El conseller ha confirmado que Torra ha viajado este lunes sin escoltas a Bruselas, pero ha evitado concertar si algún agente fuera de servicio ha acompañado al presidente, aunque en este caso, ha indicado, se pagaría el viaje de su bolsillo.

Buch ha denunciado que el cambio de criterio por parte del Ministerio de Interior es «incomprensible», ya que hasta el momento se había autorizado siempre la salida de los escoltas de los Mossos de forma «lógica y razonable», al igual que ocurría con las peticiones al Ministerio de Exteriores para que pudiesen ir armados.

«Desde que en junio de 2018 soy conseller de Interior, ha habido varios viajes del president Torra y de los consellers, y siempre han ido acompañados de escoltas, sin ningún tipo de impedimento por parte del Ministerio de Interior», ha insistido Buch.

Por su parte, fuentes del Gobierno han indicado que la decisión de denegar la petición de la Generalitat se basa en una instrucción de 2012, que establece que el servicio de escoltas en el exterior sólo se debe proporcionar «a quien realmente lo requiera en atención a sus circunstancias personales y al grado de amenaza real que soporta», informa Efe.

Además, ha indicado que le parece una «incongruencia» que el Parlamento Europeo impidiese a Torra y al expresident Carles Puigdemont que intervinieran este lunes en sus dependencias alegando motivos de seguridad y que, por contra, el Gobierno no aprecie ningún riesgo en su viaje a la capital eurocomunitaria y les deje sin protección policial.

Torra y Puigdemont han dado una rueda de prensa en un hotel en vez de en el Parlamento, después de que se les negara la entrada a la sede europea. El primero ha cargado contra el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani. «Hoy Tajani ha llevado adelante una de las acciones más antidemocráticas que pueden haber: violar el derecho de dos representantes del pueblo catalán de dar nuestra opinión. Todo el mundo tienen derecho a expresar su opinión», ha dicho Torra. También el presidente de la Generalitat ha denunciado que Tajani ha violado el derecho «a la libertad de reunión». Lo ha acusado de haber «convertido el Parlamento Europeo en una marioneta de los partidos de derecha. Esto es una vergüenza».